Cómo saber si debemos dar una segunda oportunidad

Segunda oportunidad

La vida está llena de momentos en los que hay que dar segundas oportunidades, no solamente en el caso de las parejas, aunque este es el ejemplo que primero se nos viene a la cabeza. Las parejas lo dejan y después de un tiempo pueden volver a darse otra oportunidad. Aunque en general solemos pensar que las segundas oportunidades no son buenas, en muchas ocasiones hemos visto cómo estas llegan a buen puerto.

Vamos a pensar en las razones que puede haber para dar segundas oportunidades. Cada caso y cada relación es un mundo y no se deben generalizar porque no hay una sola respuesta correcta. Las decisiones dependen de muchos factores y por ello debemos pensar bien en qué podemos hacer en cada ocasión.

Las personas cambian

La respuesta es que sí, las personas pueden cambiar y crecer con las situaciones. Todos pasamos de forma constante en la vida por un proceso de aprendizaje que hace que vayamos cambiando, por lo que pensar que una persona no va a cambiar puede ser un error. Pero también tenemos que tener cuidado con esto. Querer que una persona cambie para que se adapte a lo que nosotros queremos no quiere decir que tenga que hacerlo o que vaya a hacerlo. El cambio siempre debe surgir dentro de cada uno, con total libertad. Es decir, si le pides a una persona que cambie pero no está dispuesta o segura probablemente con el tiempo te darás cuenta de que no va a cambiar. Por eso hay que tener cuidado con todas estas ideas que pueden llegar a confundirnos.

Comunicarnos con la otra persona

Segunda oportunidad

Una de las cosas que primero debemos hacer es aprender a comunicarnos con la persona a la que vamos a dar o no una segunda oportunidad. Las cosas siempre deberían plantearse con total claridad para que no existan errores de comunicación o de comprensión. Solamente así podremos fundamentar una relación en la total confianza. Debemos exponer nuestros puntos de vista y conocer los puntos de vista del otro. En ocasiones el distanciamiento viene por la falta de comprensión de las necesidades del otro o porque no ha habido suficiente comunicación.

Plantearse objetivos y metas claros

En el caso de querer dar una segunda oportunidad debemos tener claras algunas cosas. Hay que plantearse cuáles fueron los problemas que llevaron al problema inicial. En una segunda oportunidad lo que no se quiere es volver a cometer los mismos errores. Es por eso que hay que tener bien claro cuáles son los problemas que se deben tratar para que en este caso tengamos éxito en la relación. No hay que volver sin más, cayendo en lo mismo de nuevo. Entre ambos se deben establecer metas y objetivos claros que nos lleven por el buen camino y ambos deben comprometerse a la hora de conseguir el éxito en la relación, de lo contrario se volverá a caer en errores y problemas que harán que no funcione tampoco esta segunda vez.

Escucha tu corazón

Segunda oportunidad

Si bien es cierto que todas estas cosas debemos hacerlas con la cabeza fría, pensando en lo que es mejor para todos, también debemos tener en cuenta qué nos dice el corazón y el instinto. Los sentimientos están ahí y puede que a pesar de lo que ha pasado queramos dar una segunda oportunidad. No hay que dejar a un lado los sentimientos y la parte emocional del problema, ya que también forma parte del proceso de decisión. La decisión final debe ser una mezcla de la razón y el corazón que nos diga que eso es lo correcto. Y ante todo no debemos tener miedo de tomar decisiones, ya que de los errores también aprenderemos grandes lecciones.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.