Cómo responder ante una víctima de acoso escolar

Si descubres que tu hijo o alguien que conoces está siendo acosado en la escuela, es posible que no sepas cómo responder para poder ayudar correctamente. A veces, el mejor curso de acción es simplemente escuchar lo que tienen que decir y sentir empatía con lo que están experimentando. Recuerda, no es fácil hablar de intimidación y a los niños les cuesta mucho admitir que están siendo víctimas de acoso escolar. Pueden sentir miedo, culpa o vergüenza.

No quieras arreglar la situación

Si una víctima de acoso escolar se ha abierto a ti respecto a su situación, lo primero que debes decirle es que admiras su valor por compartir lo que le pasa. Ofrécele una lluvia de ideas sobre las formas en que puede manejar esta situación tan complicada.

Evita el tratar de ‘arreglar’ la situación porque no es tan sencillo. Hacerlo solo enfatizará de que él no es capaz de hacer las cosas por sí mismo, potenciando su inseguridad y malestar. Lo que necesita es sentirse empoderado para hacer frente a la situación de acoso.

No está solo ni tiene la culpa

Es muy importante que evites también el hacer afirmaciones insensibles e imprecisas sobre cómo ‘debería’ superar la situación o cómo debería volverse ‘más duro’. También evita minimizar el acoso escolar, independientemente de tu opinión sobre el problema que exista. Es necesario que seas su apoyo y su aliento en todo momento. Hazle saber que no está solo y que nada de lo que le está pasando es su culpa.

El acoso escolar es una situación compleja que requiere tiempo y paciencia para superarla. Con paciencia y perseverancia se puede conseguir. Se necesitará también la ayuda y el aliento adecuados, la víctima de intimidación emergerá de la situación más resistente que nunca y con mayor fuerza interna.

Evita creer estos conceptos erróneos

Desafortunadamente, la sociedad cree algunas ideas erróneas sobre lo que significa ser una víctima de acoso. Por ejemplo, cuando algunas personas escuchan un informe sobre la intimidación, automáticamente suponen que la víctima hizo algo para alentar los ataques.

También tienden a creer que las víctimas de bullying son llorones y que necesitan endurecerse. Sin embargo, creer cualquiera de estos mitos solo estarán eliminando la responsabilidad real del acoso escolar de los agresores y colocándolos de forma justa y errónea sobre los hombros de las víctimas.

Otro concepto erróneo común es la creencia de que solo los estudiantes débiles y aislados son atacados por los acosadores. El acoso escolar puede estar dirigido también a niños populares o con amigos. De hecho, en ocasiones, mientras más atención recibe un alumno en la escuela, es más probable que llame la atención de un agresor escolar.

El acoso escolar no es cosa de niños. Es cosa de todos y entre todos debemos ponerle solución. Las víctimas necesitan apoyo de la sociedad y los agresores necesitan una reeducación inmediata. Los padres, los maestros, los profesionales educativos, los medios de comunicación, los testigos (los mismos niños)… tienen un gran papel en todo esto para acabar con el acoso escolar cuanto antes.


Categorías

Consejos mamás, Madres

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.