Cómo reparar una uña rota para que quede perfecta

una uña rota

Cuando se nos rompe una uña, lo primero que hacemos es cortarla y dejarla más pequeña que las demás, haciendo que estéticamente no se vea bien.

Cómo reparar una uña rota

Debes comenzar por limpiar la uña y secarla con alcohol para que quede perfecta y sin restos de impurezas.

Después, debemos tomar una bolsa de té y cortar un pedazo del tamaño de nuestra uña. Esto lo puedes hacer rápidamente por un lateral de la bolsa.

Después, debes aplicar pegamento por toda la uña, incluyendo la parte que está rota y pegar el trocito que hemos recortado a nuestra medida. Pegado con un pincel pequeño o un palito de naranjo, ya que si lo haces con el dedo, este se quedará pegado.

Déjalo secar sin tener que soplar.

Una vez que esté seco, debes cortar el sobrante de la bolsa de té y aplica otra capa de pegamento. Para finalizar, debes dejarlo secar completamente y pulir con una lima las asperezas que hayan quedado, hasta que esté completamente liso. Por medio de este proceso, lo que se hace es reforzar la uña en gran medida y ahora se puede volver a pintar encima hasta que nuestra uña normal crezca y podamos quitar el pedazo roto.

Por otro lado, puedes colocar solamente un poco de pegamento en la zona rota, lo que hará que se pegue pero no asegura que sea duradero.
La mejor forma de hacerlo es esa que te hemos comentado que durará hasta que tu nueva uña crezca.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *