Cómo renovar y fortalecer tu relación de pareja

Una de las mayores enemigas de la relación de pareja es sin duda la monotonía. Son esas etapas en que las cosas empiezan a darse por sentado y, poco a poco, se pierde la espontaneidad y la complicidad con la otra persona. Sin saber muy bien cómo se llega a un instante en que lo conocemos todo el uno del otro, somos previsibles, y caemos en unas rutinas muy poco adecuadas en una relación.

Hay que tener en cuenta que las personas, además de necesidades emocionales y físicas,  tenemos también necesidades de auto-realización, es decir, vamos creciendo intelectualmente, nos interesamos por cosas nuevas, por aprender, por experimentar. Si llega un momento en nuestra relación en que dejamos de encontrar estímulos, reconocimientos o percibimos que el interés por parte de nuestra pareja ya no es  el mismo, nos sentiremos mal e incluso frustradas. Y es muy posible que el amor siga existiendo, sin embargo, hemos perdido esa “chispa” que antes nos encendía y nos hacía sentirnos especiales. Debemos tenerlo en cuenta y trabajar continuamente en estos aspectos: el fortalecer la relación e invertir en ella para ir creciendo en pareja. En aportar esfuerzos e incentivos entre los dos. Te lo explicamos.

Claves para “encender” de nuevo tu relación de pareja

Existen muchos factores que pueden determinar el que la monotonía, se instale en nuestra relación de pareja:

  • Un trabajo que nos demanda mucho tiempo: llegamos tarde a casa, priorizamos lo laboral antes que lo personal. El tiempo que pasamos con la otra persona es de escasa calidad…
  • Preocupaciones económicas
  • Dar por sentado que la otra persona nos va a querer de forma incondicional hagamos lo que hagamos.

Son dimensiones conocidas por todas nosotras y que, sin lugar a dudas, pueden aparecer en cualquier momento debilitando nuestros vínculos hasta hacer de nosotros, dos miembros que conviven en una casa sin compartir muchas cosas en común. La monotonía desgasta y separa. Y en el momento en que nos convertimos en algo “previsible” para el otro, el interés empezará a decaer. Debemos impedirlo. ¿Cómo? Ten en cuenta estas dimensiones, aspectos en los que ambos deberéis trabajar por igual:

1. Preocúpate por tu pareja

Cuando hablamos de preocupación, nos referimos también a la necesidad de interesarnos continuamente por la otra persona: pregúntale por sus cosas al llegar a casa, en saber cómo ha pasado el día, en cómo se encuentra. Hoy en día las nuevas tecnologías pueden ser un buen recurso para fortalecer relaciones, así que no dudes en enviarle de vez en cuando algún mensaje. Obviamente esto habrá de ser mutuo. Nunca descuidéis pues el mostrar interés, ya que cada día es diferente y las personas seguimos teniendo la necesidad de que nuestras parejas, es decir, las personas que amamos, se preocupen por nosotras.

2. No descuides el sentido del humor y la necesidad de disfrutar

Te puede parecer una obviedad. Pero son muchos los estudios que nos explican que el sentido del humor, el reír en pareja, fortalece el vínculo y nos ofrece calidad de vida. Intentad que los ratos que compartáis sean de calidad, con risas y bromas que nunca falten el respeto del otro. No hace falta invertir en un viaje para disfrutar, a veces una simple cena fuera de casa incentiva cosas nuevas, sin descuidar también el aspecto del sexo. Si notas que habéis caído también en la monotonía en esta área tan importante de vuestra relación, no dudes en probar cosas nuevas: juguetes eróticos, vestidos…Las posibilidades son múltiples, pero la esencia, es disfrutar al máximo el uno del otro.

3. Proyectar en pareja

El hacer planes juntos fortalece el vínculo y nos ofrece perspectivas de futuro. Hablamos tanto de planes a corto como a largo plazo. Nunca está de más proyectar una escapada de fin de semana, ahí donde compartir quizá una aventura, donde vernos en nuevas situaciones y renovar, de algún modo, nuestra relación.

El hablar de proyectos a largo plazo nos va a permitir el tener un propósito, un objetivo en el que incluirnos los dos. Es un incentivo muy positivo en el cuál se refuerzan ilusiones y se renuevan pensamientos. Demostramos al otro que es importante para nosotras, y que soñamos con ese futuro en común. El reconocimiento por parte de ambos, es un pilar fundamental.

4. Comunicación y compromiso

La monotonía en la pareja tiene como riesgo dejar de reconocer al otro, tal y como te hemos señalado antes. Y no solo eso, empezamos a vernos como personas tan previsibles como nosotros mismos. Y es un riesgo muy alto. En el momento en que tengamos esta sensación, no dudes en hablarlo con la otra persona.

Establece una comunicación abierta y asertiva donde pongas en voz alta tu preocupación. Es muy posible que la otra persona no tenga la misma percepción, y piense que las cosas “están como siempre”, que todo “está bien”. En ocasiones, los dos miembros de una misma pareja tienen diferentes necesidades, de ahí la necesidad de hablar, de comunicar sentimientos y emociones.

No te guardes esas preocupaciones, esas “sensaciones”. Poco a poco irán aumentando en tamaño y al final, puede convertirse en un obstáculo insuperable. La rutina no tiene incentivos, la rutina en ocasiones, lejos de dar estabilidad a la pareja puede provocar el aislamiento. Si de verdad te importa tu relación, practica la innovación cada día a través de las pequeñas cosas. Una cita imprevista, una caricia inesperada, un piropo cuando menos se espera, una sorpresa de último momento. Son actos sencillos y “económicos” en los que ambos deberéis invertir.

 

 



Soy psicóloga y escritora, me gusta hilar el conocimiento con el arte y las múltiples posibilidades de la imaginación; me inicié en los estudios sobre el comportamiento humano por mi necesidad de ahondar en esa eterna necesidad por saber y comprender, por descubrir qué motiva lo que somos y qué misterios nos encierran. La búsqueda nunca tiene fin… Mi vida no sería la misma sin la escritura, me define y me motiva: dispongo de premios literarios y de varios libros publicados: “Los lobos de Serieva”, “El cuaderno azul de El Cairo” y una obra para el público juvenil, “Hada Oscura”. Colaboro en varios blogs en los que disfruto aportando ideas y aprendiendo a su vez de las personas, espacios como “La mente es maravillosa” o “Mejor con salud”, me permiten seguir en este apasionante camino por entender lo que somos, es una aventura que sin duda, no encontrará final en esta puerta siempre entornada por las dudas y los misterios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.