Cómo reducir la ansiedad escolar

nene en la escuela con ansiedad escolar

Los niños son mucho más receptivos a nuestra opinión cuando sienten nuestra compasión en lugar de nuestra irritación. Hay algunos niños que no pueden esperar a que comience una nueva semana escolar. Les encanta organizar sus mochilas escolares los domingos y se apresuran a reunirse con sus amigos el lunes por la mañana.

Pero otros muchos niños se sienten angustiados cuando enfrentan el comienzo de una nueva semana escolar. Estos son los niños que tienen un derrumbe emocional cuando intentas vestirlos o, lo que es peor, deben ser arrastrados fuera del coche para caminar hacia la escuela. Si tu hijo tiene ansiedad escolar, lo primero que debes hacer es saber por qué le ocurre esto y buscar una solución lo antes posible. Mientras, puedes usar estas estrategias para reducir la ansiedad que siente cada mañana antes de ir a la escuela.

Sé amable cuando tenga ansiedad escolar

Sin duda, las mañanas serían mucho más fáciles si tu hijo pudiera superar su ansiedad. Pero, si quieres que tu hijo esté abierto a tu ayuda, comienza por informarle que realmente comprende que les está costando adaptarse a sus clases y que te importa. Tu hijo quiere sentirse feliz en la escuela, disfrutar de sus amigos y de las clases que tiene quedar durante toda la mañana. Simplemente pueden haber momentos en los que los niños se sientan que no pueden hacer eso, y necesitarán tu guía y apoyo incondicional.

Dales una manera de estar conectados contigo

Muchos niños se sienten menos ansiosos cuando tienen recordatorios tangibles tuyos y que pueden ver, oler o tocar. Lleva a tusu hijo a la escuela con una de tus bufandas, o con una joya (barata) que pueda usar como suya ya que esto le ayudará a sentir que aún estás a su lado, incluso durante las horas que ambos estéis separados.

niño en clase con ansiedad escolar

El futuro de su día

Así como los atletas a menudo se ven a sí mismos obteniendo el trofeo de oro, los niños se benefician al imaginarse felices en la escuela. Invita a tu hijo a cerrar los ojos y escuchar, mientras le llevas a través de un día escolar imaginario en el que sonríe, se divierte con amigos, se divierte con el hámster de la clase o salta a la cuerda en el recreo. Al ayudarle a familiarizarse con una experiencia escolar positiva en su imaginación, puede que le resulte más fácil tener una en la vida real.

Que no falten las rutinas

En lugar de guardar la toma de decisiones para la mañana cuando su nivel de ansiedad puede hacer que sea imposible elegir qué desayunar, establece rutinas que realicen gran parte del trabajo de preparación la noche anterior. Cuanto más predecibles sean las mañanas, más fácil será caer en la rutina de prepararse y salir por la puerta.

Construir sobre los éxitos anteriores

Recuerda a tu hijo otras dificultades que haya superado anteriomente. Cuando se enfrentan a la ansiedad, a muchos niños les va bien cuando se les recuerda en otras ocasiones que han enfrentado con éxito sus temores. Ayúdale a recordar cosas que quizá no es capaz de recordar que fue capaz de hacer por sí mismo, ¡y lo logró!

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.