¿Cómo reducir el tamaño de los poros?

Mascarillas poros abiertos

¿Quieres reducir el tamaño de los poros? Entonces necesitas de ideas básicas que te mostraremos a continuación y que harán que tu piel tenga un acabado más fino, suave y perfecta en general. Porque son muchas las veces en las que nos encontramos con que los poros están dilatados.

El tener una piel grasa, las espinillas y sus huellas harán que nos veamos la cara con esos agujeritos que tanto nos molestan. Pero a partir de ahora podrás disfrutar de todo lo contrario. Porque necesitamos apostar por un contorno mucho más liso y perfecto. ¿Quieres descubrir cómo?

Tónico para reducir el tamaño de los poros

Sin duda, es uno de los pasos a dar para poder reducir el tamaño de los poros. El tónico nos ayuda a que la piel se vuelva más lisa que nunca. Por ello, podemos comprar alguna de las marcas que venden en el mercado, pues son de lo más variadas. Mientras te haces con uno de ellos, puedes optar por agua fría. Porque necesitamos retirar ese calor que tenga el rostro. Aunque es uno de los pasos más básicos, es cierto que también se considera como el más acertado para comenzar nuestra rutina de belleza.

Reducir poros

Aloe vera

Como no podía ser de otro modo, el aloe vera siempre es una de esas soluciones básicas y a tener en cuenta. Porque en remedios de belleza siempre está presente y no es de extrañar. En este caso también lo aplicarás por todo el rostro con un suave masaje y tras ello, puedes colocar un paño o toalla que esté realmente fría. Para ello ya sabes, solo tienes que ponerla en el frigorífico o congelados unos minutos. Tras ello se extiende bien por la zona a tratar para poder eliminar todo calor y con él, que los poros se difuminen.

Hidratante todos los días para reducir el tamaño de los poros

Además de añadir un poco de frío sobre la piel, también tenemos que optar por otro de los pasos básicos para ella. Se trata de la hidratación. Sin duda, uno de los más importantes, pero ya no solo por los poros en sí, sino porque además, también nos ayuda a ver el rostro más sano y más luminoso. Por todo ello, no debes olvidarte nunca de apostar por un toque hidratante en tu piel.

Remedios caseros para poros abiertos

¿Cómo cerrar los poros de la piel? Con bicarbonato

Son varios los pasos que podemos dar para cerrar los poros, tal y como estamos viendo. Pero ahora entran en juego los remedios caseros y las opciones a modo de mascarillas. Por ello, el bicarbonato es otro de los grandes básicos en nuestra vida. Al contar con propiedades anti-bacterianas siempre será una de las mejores soluciones. Para ello tanto solo debes mezclar dos del bicarbonato y dos de agua para poder formar una pasta. Lo vas aplicando por la zona que quieras tratar, lo dejas unos 15 minutos y luego retiras pero siempre con agua fría.

Exfolia la piel

Una vez cada semana no se te puede olvidar el exfoliar la piel. Porque es una de las mejores maneras para poder cuidarla al máximo. La exfoliación elimina todas las células muertas y como tal, darán paso a una piel mucho más sedosa y evitando siempre los poros tan abiertos. Si bien es algo que podemos comprar en cualquier perfumería que se precie, también lo podrás hacer cómodamente en tu casa. ¿De qué manera? Pues muy sencillo, porque con azúcar y un poco de crema hidratante, ya conseguirás un exfoliante en un abrir y cerrar de ojos. ¡Seguro que de este modo disfrutarás de una piel mucho más suave!


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.