Cómo reducir el estrés diario

El estrés es uno de los problemas más habituales en la actualidad, que además es la fuente y el inicio de muchas enfermedades y problemas de salud. El estrés baja nuestras defensas y nos afecta tanto física como psicológicamente. Es por eso que debemos aprender a reconocerlo y también a reducirlo o canalizarlo para que no nos afecte.

El estrés nos puede llegar a afectar mucho, atacando el sistema inmunitario y haciendo que seamos mucho más vulnerables a numerosas enfermedades. De hecho es habitual que muchos problemas se relacionen con el estrés como la psoriasis, la pérdida de cabello o el aumento de peso. Por eso debemos aprender a reducir el estrés diario.

Fuente del estrés

La primera fase a la hora de reducir el estrés debe ser reconocer cuál es nuestra fuente. Es decir, aquello que realmente nos produce estrés. Hay algunas cosas que son generales, como el trabajo, una gran exigencia en los estudios, una mala situación familiar o problemas con la pareja. Es bueno escribir en un papel aquello que nos estresa y nos produce ansiedad para saber reconocerlo. A continuación debemos buscarle soluciones a esos problemas. En caso de que no sea posible, siempre debemos minimizarlos, es decir, no darles una excesiva importancia. Hay que centrarse en las cosas buenas que tenemos.

Haz ejercicio

Una forma de tener controlada la ansiedad consiste en hacer deporte. El deporte genera endorfinas, nos mantiene en forma y además nos ayuda a conciliar el sueño e incluso a poder pensar con mayor claridad. Comienza algún deporte que te guste y disfruta con ello. Los beneficios son innumerables, y los notarás al poco tiempo.

Cuida tu alimentación

Una buena alimentación también forma parte de nuestro bienestar. Es fundamental evitar los excitantes cuando estamos estresados, como la cafeína o la teína, ya que puede afectarnos todavía más. En estos casos es mejor decantarse por infusiones relajantes como la valeriana. Por otro lado, una alimentación sana nos ayuda a sentirnos mejor y a evitar malestar físico, lo que contribuye a reducir nuestro estrés diario. El estrés también puede influir en cómo comemos, ya que hay quien come menos y hay quien come por nervios y termina engordando. Es por eso que siempre debemos controlar la comida en estos casos y elegir las formas más sanas.

Utiliza la meditación

Aunque esto parezca algo demasiado místico, lo cierto es que la meditación nos puede ayudar de muchas formas. Meditar un tiempo al día es muy importante, ya que nos acostumbramos a no dejarnos llevar por todo lo que deberíamos hacer. Esos momentos nos ayudan a poner todo en perspectiva, de forma que podamos ver lo que realmente importa y lo que no. Se trata de aprender a meditar y a respirar tranquilamente en un ambiente sereno, en donde estemos solos.

Evita el perfeccionismo

Hay muchas personas que buscan siempre la perfección en todo. Debemos ser conscientes de que en la vida nada es perfecto. Nos equivocaremos y fallaremos muchas veces, pero no por ello debemos martirizarnos. El proceso de aprendizaje en estos casos también es muy importante. Las personas perfeccionistas son las que más llegan a sufrir situaciones de ansiedad y estrés al no poder controlarlo todo. Debemos saber que esto es imposible y que no hay nada de malo en que las cosas no sean perfectas, ya que nunca lo son.

Sé positivo

El ser positivo y feliz es más una actitud que algo que dependa del exterior. Las personas que son más negativas suelen tener niveles de estrés mucho más altos. Entonces, debemos cambiar nuestra forma de pensar y volver más positiva. Ante cualquier situación debemos sacar la parte buena y animarnos, de forma que veamos todo de forma más positiva, porque esto nos puede ayudar mucho psicológicamente a largo plazo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.