Cómo recuperar el pelo seco y dañado

Nuestro cabello es una de las partes que más cuidamos, porque refleja mucho nuestra personalidad. Sea del tipo que sea, casi siempre se presenta el problema de que puede resultar dañado, con puntas abiertas y zonas en las que se nota seco y áspero. Los cuidados del cabello van orientados a disfrutar de un pelo sano y fuerte, evitando el pelo seco y dañado.

Para recuperar el pelo seco y dañado os daremos algunos consejos que podéis poner en práctica. El cabello es una zona que se debe cuidar mucho, ya que si se estropea hay que acabar cortando para evitar que se vea en mal estado. Son muchas las formas que tenemos de cuidar el cabello y de tenerlo más fuerte e hidratado.

Por qué tienes el cabello seco y dañado

Una de las primeras cosas que debemos plantearnos son las razones por las que tenemos con el pelo seco y dañado. Las más comunes son algunas como por ejemplo el uso indiscriminado de aparatos de calor. Si utilizamos estos aparatos a diario y con altas temperaturas la fibra del cabello se daña y se quema. Es una de las causas más comunes para tener el cabello estropeado. Las planchas, los rizadores o el secador deshidratan el cabello y lo secan.

Otra de las causas puede ser el uso de tintes y decolorantes. En la actualidad casi todo el mundo utiliza tintes y decolorantes para cambiar el color del cabello y sobre todo para tapar las canas. Debido a esto nos encontramos con un cabello más seco.

Otras razones pueden pasar por el uso inadecuado de champús y otros productos. El utilizar muchos peinados tirantes y gomas que estropean el cabello. También el hecho de lavar en exceso el pelo o de ponerse mucho al sol puede perjudicarlo.

Cuidados diarios del cabello

Una vez conocemos las razones por las cuales tenemos el pelo más seco, debemos tomar medidas. Existen protectores de calor que cuidan la fibra del pelo para evitar que este calor la estropee. Siempre se deben utilizar, sobre todo si vamos a usar las planchas.

Si vamos a usar tintes y decolorantes, es fundamental comprar champús y productos específicos para cuidar el color y así evitar tener que usarlos tan a menudo. Además, la hidratación en estos casos es fundamental, ya que sobre todo en la decoloración el cabello sufre y se reseca.

Debemos comprar productos que sean adecuados para nuestro pelo. Desde los champús a los cepillos. Hay que comprar gomas que no rompan demasiado el cabello y llevarlo suelto a menudo, pues así sufre menos. Se deben evitar los peinados tirantes.

Hidratación del cabello

Hay muchas formas de volver a hidratar un cabello que se encuentre seco o dañado. Uno de los ingredientes fundamentales para lograr este fin es el aceite de coco, el cual ha sido muy recomendado para todo tipo de cabellos, incluso para los grasos. No aumenta la sensación de grasa y deja el cabello suave y brillante. Se puede utilizar como mascarilla antes del lavado o bien como acondicionador, usando solamente unas gotas para las puntas.

Otro de los aceites que son buenos para hidratar el pelo es el de jojoba. Este aceite tiene la ventaja de que se mantiene líquido siempre, no como el de coco que a bajas temperaturas se solidifica. Este aceite es perfecto si se tiene el cabello graso ya que ayuda a regular esa producción de grasa.

Otra de las cosas que se deben usar a diario para la hidratación del cabello son las mascarillas y el acondicionador. Aunque los productos naturales son perfectos para dejar nuestro cabello suave, también tenemos este tipo de productos que se compran para el uso diario. Es mejor comprar siempre los que no tengan siliconas ni parabenos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.