Cómo prevenir las arrugas

Ante esta pregunta hay muchas respuestas posibles pero no hay solo una cosa válida, puesto que hay que tener en cuenta muchos factores diferentes. A la hora de prevenir arrugas entran en juego muchas cosas. Desde la cantidad de sol que tomamos al uso que hacemos de las cremas, la edad desde la cual cuidamos la piel, nuestros hábitos y el estilo de vida que llevamos, así como la alimentación.

Prevenir las arrugas es un proceso que debe llevarse desde varios frentes, teniendo en cuenta muchas de las causas que pueden llevar a la aparición de las arrugas prematuras. Por eso os daremos algunas de las pautas básicas que hay que seguir y hábitos que hay que dejar para mejorar el estado de la piel.

Protección solar

La exposición prolongada al sol es una de las cosas que más envejece nuestra piel. Lo mejor es evitar estar mucho tiempo bajo el sol, utilizar gorros para que no incida directamente en la cara y sobre todo salir siempre con protección solar en el rostro. En verano hay que usar protectores solares más allá de que en nuestra crema tengamos un factor 15 o 30 de protección. Estos cuidados se notan mucho a lo largo del tiempo.

Dieta saludable con antioxidantes

Una dieta saludable siempre nos va a ayudar a mantener una piel bella y sin arrugas. Hay que evitar los azúcares, grasas saturadas, alimentos procesados, harinas refinadas y los fritos. Por otro lado, lo que siempre debemos incluir en nuestra dieta son proteínas, cereales integrales, fruta, verduras, legumbres y carnes magras, así como pescado, tanto blanco como azul. En muchos de estos alimentos hallaremos los antioxidantes, que son fuente de juventud y le aportan al organismo lo necesario para combatir los radicales libres.

Hidrátate

La hidratación es otra parte fundamental en el proceso de prevención de arrugas. Sin hidratación la piel pierde elasticidad y aparecen antes las arrugas. Pero debemos hacerlo por dentro y por fuera. Prueba a beber durante una semana más de dos litros al día y verás la diferencia en la piel, que estará más luminosa. En cuanto a la hidratación exterior, hay que elegir cremas adecuadas a cada tipo de piel y que sean de calidad, que notemos el efecto hidratante durante horas.

Aceites faciales

Si te gustan los aceites, son una gran solución para hidratar la piel. En el rostro se pueden utilizar muchos aceites naturales. Los rostros grasos pueden usar el aceite de jojoba, que ayuda a equilibrar ese exceso de grasa, las pieles mixtas pueden usar el de coco y las pieles más sensibles y secas tienen el aceite de rosa de mosqueta o el de almendras dulces.

Comenzar a los 20

Es importante que los cuidados de la piel comiencen cuanto antes. Podemos pensar que a los 20 estamos estupendos y parece que nuestra piel no necesita ninguna ayuda para mantenerse bien. Pero resulta que los cuidados que tengamos con ella en estos años e incluso antes marcarán cómo estará la piel a los 30 e incluso después. Por eso los cuidados de hidratación, buena alimentación y protección solar deben comenzar cuanto antes.

Evitar malos hábitos

Hay muchos malos hábitos que hacen que nuestra piel tenga un peor aspecto. Una vida sedentaria no oxigena la piel y esta se ve apagada. También hay que evitar fumar o beber alcohol, porque estropea la piel. Luego hay pequeños gestos que parecen inofensivos pero que no lo son, como por ejemplo lo de no desmaquillarse antes de irse a dormir o utilizar brochas y maquillajes en mal estado. Estas son cosas que pueden hacerle daño a la piel y por ello debemos evitar.

Yoga facial

Si todavía no habéis oído hablar del yoga facial, se trata de una técnica en la que se utilizan ejercicios para mantener en forma los músculos de la cara y evitar la flacidez. Básicamente se trata de ir realizando gestos repetidas veces para ejercitar esos músculos faciales.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.