Cómo pintar una pared

Hay algunos trabajos caseros que podemos hacer nosotros mismos sin la necesidad de contratar a alguien, porque son cosas que no tienen mucha complicación. Nos referimos por ejemplo a la acción de pintar una pared, que a mucha gente le parece difícil pero realmente no lo es. En este post veremos algunos de los materiales necesarios y lo que tenemos que hacer para cambiar el tono de las paredes de nuestro hogar.

Para pintar una pared tenemos que pensar primero en los materiales que necesitamos. A continuación hay que preparar la zona y las paredes y pintar finalmente. Os daremos algunas recomendaciones para que las paredes queden mucho mejor pintadas, como si pasasen por las manos de un experto.

Materiales necesarios

En la estancia debemos cubrir los suelos y los muebles para evitar que se manchen con las gotas de pintura que suelen salpicar. La cinta de carrocero es clave para tapar zonas como el marco de la puerta o los enchufes. Además, necesitaremos masilla en caso de que tengamos grietas y lija para suavizar la masilla. Por otro lado, debemos comprar rodillos extensibles, que son los más cómodos y algunos pinceles para zonas pequeñas como las esquinas.

Preparar la zona

Uno de los errores más frecuentes consiste en no preparar todo como debemos. Hay que cubrir todo el suelo y pegar cinta de carrocero en las zonas que lo necesiten. Esta cinta se aplica en los bordes de los enchufes si no los sacamos y en otras zonas como el zócalo en caso de tenerlo. Si en las paredes tenemos grietas o agujeros por poner cuadros, tendremos que aplicar masilla para tapar, dejar que seque y darle con la lija hasta que la superficie quede igualada. A veces es necesario realizar una imprimación en las paredes para cuidarlas antes de dar pintura.

Comenzar a pintar

Elegir la pintura no es fácil, porque podemos tener una idea pero después no verla cuando la tengamos aplicada. Es por eso que lo mejor que podemos hacer es coger una muestra pequeña y ponerla en la pared. La pintura se ve diferente recién pintada que cuando se seca, por lo que debemos esperar. Una vez seca ya podremos saber si realmente es el color que nos gusta. Como recomendación os diremos que hay que evitar los tonos intensos y oscuros en espacios pequeños y zonas poco iluminadas. Si no encontráis el tono exacto, hay tiendas de pintura en las que pueden realizar mezclas con tintes concentrados sobre la pintura blanca para conseguir un color determinado de pantone. Hay un gran número de colores disponibles y solamente tendremos que elegir el que queremos para conseguir el tono ideal.

Para comenzar a pintar debemos ponernos ropa que no nos importe estropear, porque lo más probable es que acabemos manchándonos con pintura. Tenemos que pintar por un lado las esquinas con pincel y por otro aplicar el rodillo en las superficies más amplias. Normalmente es mejor dar dos manos de pintura, dejando que seque la primera. Un consejo que os damos es que elijáis un día de sol para que la pintura se seque más rápido. No es buena idea pintar en invierno o con lluvia porque tarda mucho en secarse.

Formas y detalles

Pintar un pared con un tono liso es bastante fácil, ya que solo tendremos que ocuparnos de extender bien la pintura y evitar que queden gotas. Pero hay quien realiza formas con la pintura para conseguir efectos sorprendentes. Una de las formas que tenemos de conseguirlo es utilizar plantillas ya hechas, que se van colocando para pintar sobre ellas. Otra manera es utilizar la cinta de carrocero para marcar líneas o formas geométricas que dividirán los distintos lugares en los que va la pintura.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.