¿Cómo pintar las uñas de los pies?

Generalmente las mujeres estamos siempre muy pendientes del cuidado de las uñas de las manos, y es que como siempre lo hemos dicho, nuestras manos y uñas son nuestra carta de presentación, por lo que debemos tratar en todo momento de tenerlas en muy buen estado, limpias y bien maquilladas. Sin embargo, ¿qué pasa con las uñas de los pies?

Al igual que las uñas de las manos, los pies también merecen cuidado y atención, por lo que el día de hoy les vamos a hablar un poco acerca de cómo pintar y cuidar las uñas de los pies. Aunque no es precisamente una ciencia pintarse las uñas de los pies, seamos honestas, a veces se puede complicar la tarea cuando lo hacemos nosotras mismas, sobretodo cuando somos perfeccionistas y queremos que se vean muy profesionales.

Como primera medida, para empezar a pintarte las uñas, te recomiendo que las tengas muy limpias y sobretodo secas, sin ningún tipo de rastro de esmalte, de aceite o cualquier otro producto que pueda entorpecer el esmalte que vamos a aplicar. Una vez que tengas tus uñas limpias, es importante que separes tus dedos, puedes utilizar separadores de goma, o también bolitas de algodón, o simplemente hacer tus propios separadores con un poco de papel higiénico. Simplemente escoge la forma que te ayuda a hacer esta tarea más fácil.

Una vez tus dedos estén totalmente separados entre ellos, aplica una cada de esmalte transparente para proteger tus uñas de manchas amarillentas. Después de aplicarlo, recuerda esperar más o menos 20 minutos a que haya secado totalmente para aplicar el esmalte del color que hayas elegido. Si eliges un tono intenso te recomiendo que apliques dos capas de ese color, esperando diez minutos entre capa y capa, para dejar que se sequen un poco.

No te preocupes si el esmalte ha tocado el borde de tus uñas o si ha manchado un poco la piel, te recomiendo que no lo quites mientras está húmedo, simplemente espera a que se seque y con un poco de quita esmalte remuévelo, o trátalo de despegar como si fuera un sticker con tus propios dedos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *