Cómo minimizar el comportamiento problemático de los hijos

educar

Una de las claves más importantes para minimizar el comportamiento problemático es asegurarse de que los niños reciban el mensaje que estás tratando de enviar. Cuando se trata de la crianza de los hijos, a veces la forma en que se dan las instrucciones puede ser tan importante como lo que estás tratando de comunicar.

Si sueles lidiar con el mal comportamiento de tus hijos y no sabes bien cómo conseguir que eso cambie… A partir de ahora podrás mejorar su comportamiento y además, que te hagan caso cuando deban hacerlo. Antes de comenzar recuerda que es fundamental tener empatía y comprensión con tus hijos. Escucha cuando tengan que hablarte y respétales como personas. Solo de esa manera conseguirás que tus hijos cambien su comportamiento a mejor.

Cómo mejorar el comportamiento de los hijos

Aquí hay formas de presentar información a tus hijos para que sea más probable que te escuchen y cumplan, minimizando así el comportamiento problemático o incluso, las situaciones tensas en el hogar:

  • Sé directo. Haz declaraciones en lugar de hacer preguntas: «Por favor, siéntate», en lugar de “¿Te puedes sentar?”
  • Estáte cerca. Da instrucciones cuando estés cerca del niño, en lugar de llamar desde el otro lado de la habitación.
  • Usa comandos claros y específicos . En lugar de “Haz algo», diga: «Por favor, comienza su tarea de lectura”.

Dar instrucciones apropiadas para la edad. Habla con tu hijo a un nivel que él entienda . Si tu hijo es más pequeño, mantén las cosas simples y usa palabras que sepas que él sabe: «Por favor, recoge la pelota». Con los niños mayores, que a menudo son muy conscientes de que ya no son «bebés», es importante ser claros sin ser condescendientes.

Dar instrucciones de una en una (una a la vez). Especialmente para los niños que tienen problemas de atención, trata de evitar dar una serie de instrucciones: «Por favor, ponte las zapatillas de deporte, saca tu almuerzo del mostrador de la cocina y ven al vestíbulo”.

Mantén explicaciones simples. Dar una justificación puede aumentar la probabilidad de que los niños escuchen un comando, pero no si los comandos se pierden en él. Por ejemplo: «Ve a ponerte el abrigo porque está lloviendo y no quiero que te resfríes». En cambio, intenta algo como: “Está lloviendo y no quiero que te resfríes. Ve a ponerte el abrigo”.

educar

Dale a los niños tiempo para procesar. Después de dar una instrucción, espera unos segundos, sin repetir lo que dijiste. Luego, los niños aprenden a escuchar las instrucciones tranquilas dadas una vez en lugar de aprender que no necesitan escuchar porque las instrucciones se repetirán o se gritarán. Mirar y esperar también ayuda a evitar que los adultos hagan lo que les hemos pedido a nuestros hijos.

Con estos consejos, si los empleas desde la calma y el respeto, hará que tu hogar se convierta en un lugar mucho más tranquilo y acogedor. Tus hijos sabrán qué esperas de ellos a cada momento y se sentirán mucho más conectados contigo. El respeto y el amor son bases fundamentales en cualquier hogar.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.