Cómo mantener y cuidar las rastas

rastas

Las rastas son peinados que se han llevado desde siempre, incluso los antiguos egipcios, griegos o asiáticos han usado rastas.
Con el transcurso del tiempo, la gente ha inventado muchas maneras diferentes de crearlas, pero además de ello, es muy importante saber cómo cuidarlas día a día.

En general las rastas requieren de poco mantenimiento, pero hay que prestarles atención para que no parezcan una maraña de pelo sin forma.

Cómo mantener y cuidar las rastas

Otro detalle importante es prevenir la caspa y tener un peinado fabuloso. Al contrario de lo que muchos creen, las rastas si se deben lavar, solo no hay que hacerlo con frecuencia durante los primeros tiempos que fueron hechas.

Durante las dos primeras semanas evita lavarte el pelo, ya pasado este tiempo puedes hacerlo cada 4-5 días, dependiendo de cómo se siente el cuero cabelludo.

Para el lavado los productos que están especialmente diseñados para rastas o los que poseen ingredientes naturales son la mejor opción, como por ejemplo un champú con una fórmula baja espuma con el fin de evitar que queden residuos en el pelo.

Hay que lavar las rastas cuidadosamente con agua tibia, no caliente porque ésta derrite la cera que se emplea para sujetarlas.

Para el acondicionado se puede emplear un aceite natural, como el de jojoba, de oliva o de romero en lugar de un acondicionador normal. Estos productos lo que hacen es hidratar el cabello evitando que se reseque y quiebre.

El secado también tiene que ser cuidadoso, hay que usar una una toalla para apretar suavemente el cabello y dejar que el resto de la humedad se vaya naturalmente al aire. Después es necesario retorcer las rastas para mantenerlas en buen estado.

No hay que abusar de la cera porque tiende a acumularse en el pelo, lo mejor es masajear el cuero cabelludo para promover la producción de sebo, el cual mantiene el pelo brillante y sano.

A la hora de acostarse hay que cubrir las rastas con un pañuelo de raso, de esta manera se ayuda a que los largos del pelo puedan absorber los aceites naturales secretados por el cuero cabelludo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *