Cómo limpiar y guardar las alfombras de cara al verano

Cómo limpiar la alfombra

Un año más toca cambiar algunos elementos de la casa de cara al verano, como es el caso de las alfombras. Esos elementos que aportan calidez al hogar cuando hace mucho frío y que forman parte indispensable de la decoración, merecen ser guardados con todos los cuidados necesarios. Porque las alfombras son objetos que se usan para colocar los pies, están en el suelo y se llenan con todo tipo de suciedad.

Antes de guardar las alfombras, es muy importante limpiarlas y secarlas muy bien. Así como es fundamental seguir algunos consejos para guardarlas de la forma correcta. De esta forma, cuando pasen los meses de verano y vuelva la época de sacar las alfombras, las encuentres perfectas y listas para volver a la decoración del hogar. Toma nota de estos consejos para limpiar las alfombras y prepárate para dar la bienvenida al verano a tu casa.

Cómo limpiar las alfombras de gran tamaño

Con las alfombras pequeñas de materiales resistentes no hay demasiado problema, se pueden meter en la lavadora con un programa corto y quedan perfectas. El problema llega con las alfombras más grandes y pesadas, esas que son de buena calidad y tienen un precio importante. Cuando están muy sucias, lo mejor es llevarlas a la lavandería para que le puedan dar un lavado industrial.

Ahora bien, si durante el invierno cuidas mínimamente tus alfombras, podrás limpiarlas fácilmente en casa antes de guardarlas. Eso sí, con una buena limpieza a fondo para que no se deteriore el material durante el tiempo que pase guardada. Estos son los pasos que debes seguir para limpiar una alfombra de buen tamaño y materiales delicados.

  1. Aspirar. Antes de proceder a limpiar la alfombra es imprescindible retirar por completo cualquier mínimo rastro de polvo. Los ácaros se esconden entre las fibras, así como otros microorganismos que pueden dañar los tejidos y poner en riesgo la salud. Aspira a conciencia la alfombra por toda la superficie y si es necesario, repasa con un cepillo suave para asegurarte de que queda libre de polvo.
  2. Limpiar las manchas difíciles. Es posible que durante el invierno la alfombra se haya manchado con alimentos y otras sustancias. Mira bien la alfombra para detectar manchas complicadas y así podrás limpiarlas en profundidad. Con una esponja limpia, vinagre blanco y bicarbonato, podrás eliminar prácticamente cualquier mancha.
  3. Reparar pequeños desperfectos. Generalmente se colocan muebles sobre la alfombra, con lo que fácilmente las patas pueden dañar o hundir las fibras de la alfombra. Una forma sencilla y realmente efectiva de solucionarlo, es colocar un cubito de hielo sobre la zona a tratar y dejarlo unos minutos.
  4. Elimina los malos olores. Las alfombras y muebles con tejidos de gran tamaño como los sofás y sillones de casa, suelen acumular suciedad imperceptible. Manchas que se van impregnando entre las fibras de los tejidos y que en algún momento comienzan a desprender mal olor. Para remediarlo solo tienes que espolvorear bicarbonato directamente sobre la alfombra o el mueble que quieras limpiar. Deja que el producto actúe durante algunas horas y retira con el aspirador.

Consejos para guardar una alfombra

Una vez que tengas la alfombra bien limpia y sobre todo bien seca, llega el momento de embalar para guardar. Lo más fácil es enrollar la alfombra sobre sí misma para que ocupe el menor espacio posible. Ve colocando algunos sobres anti polillas en cada vuelta, así evitarás que los molestos insectos dañen los tejidos. Para mantener la alfombra enrollada sin dañar el material, puedes usar cinta de pintor que tiene muy poco adhesivo.

Para terminar, cubre la alfombra con un plástico nuevo o una sábana vieja bien limpia. Cuanto más cubierta quede, menor probabilidad de que coja polvo o que los insectos puedan acceder a ella. Ahora solo te queda buscar un sitio donde guardarla durante los meses de verano y si no lo encuentras, siempre puedes contar con las lavanderías y tintorerías de barrio. En ellas, siempre encontrarás una buena colección de alfombras y objetos de invierno a la espera de ser recogidos para volver a dar calidez a los hogares.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.