Cómo limpiar el cutis y quitar puntos negros

limpiar rostro

La limpieza del cutis es esencial para mantener la piel sana y libre de impurezas.

Además de limpiar el cutis dos veces al día con un desmaquillante, loción de limpieza, agua y tónico, también es conveniente hacer una vez al mes una limpieza más profunda que quite los comedones cerrados y los puntos negros.

Esto es importante sobre todo en casos de pieles grasas y acneicas, como también en personas que en su trabajo estén en contacto con grasas (por ejemplo de una freidora de alimentos), polvo y suciedad, ya que estos desechos se van acumulando en los poros, los tapan e impiden que el cutis pueda respirar de forma normal.

Antes de proceder a todos los pasos, tienes que saber que los comedones cerrados (que después desencadenan en acné) son esas protuberancias blancas que se ven bajo la piel. No confundas con los quistes de millium, que son blancos, pero duros y bien redonditos.

Los puntos negros son comedones abiertos, que al estar en contacto con el aire y la suciedad, se oxidan y toman ese color tan característico. Abundan en la zona de las narinas, ceño y mentón.

Cómo limpiar el cutis y quitar puntos negros

Lo primero que hay que haces es quitar todo resto de maquillaje con un desmaquillante, después enjuagar bien y aplicar la loción de limpieza adecuada al tipo de piel. Seguidamente se enjuaga esta loción con agua a temperatura ambiente y se procede a exfoliar la piel con una crema exfoliante.

La exfoliación se debe hacer mediante movimientos circulares suaves, pasando por las zonas más problemáticas como son las narinas, sienes y mentón.

Puedes emplear una crema exfoliante que además sea ablandadora de comedones y puntos negros, de este modo la extracción posterior será mucho más sencilla.

Caso contrario, después de enjuagar bien el rostro, aplica una loción que cumpla esta función de emulsionar la piel y ablandar los comedones y puntos negros. Si no tienes, puedes recurrir al viejo truco del vapor, colocando tu rostro sobre una olla con agua caliente y una toalla sobre la cabeza, por 15 minutos.

Una vez que los poros estén dilatados y los puntos negros blandos, aplica una locion bactericida sobre todo el cutis y procede a retirar los comedones muy suavemente presionando con los dedos envueltos en un papel tissue o una gasa.

Es importante que uses la loción bactericida (NO ALCOHOL) para evitar que la infección se desparrame hacia otros lugares.

Cuando hayas concluido, aplica nuevamente la loción bactericida con un disco de algodón por sobre todo el rostro.

Para calmar la piel enrojecida e inflamada por las extracciones, necesitarás una mascarilla descongestiva (con coco, caléndula, etc). Aplica sobre el cutis y deja actuar 20 minutos, luego enjuaga.

Por último esparce el tónico apropiado para tu tipo de piel, y cuando éste se absorba, la crema habitual. Repite este proceso una vez al mes para estar libre de comedones y puntos negros.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *