Cómo limpiar bien un suelo de baldosas

Los suelos de baldosas si se cuidan bien pueden durar toda la vida. Lo mejor de todo es que requieren poco mantenimiento. Todo lo que necesitas para mantener el suelo limpio y brillante es agua tibia, un poco de jabón o un producto de limpieza y un trapo.

Un suelo de baldosas tienes que barrerlo o aspirarlo en seco por lo menos dos veces por semana. Así podrás eliminar los restos que hayan en el suelo que pueden opacar el buen acabado de la baldosa. Limpiar en húmedo o fregar el suelo de baldosas de la cocina cada dos semanas y en el baño una vez a la semana. Limpia la lechada una vez cada dos o tres meses.

Cómo limpiar suelos de baldosas de cerámica o porcelana

Los suelos de baldosas, la cerámica y la porcelana más comunes son fáciles de mantener, aunque a menudo es difícil ver la acumulación de suciedad debajo de los pies. Para limpiar baldosas de cerámica o porcelana, use casi cualquier tipo de limpiador, ya sea para todo uso, jabón para platos o vinagre blanco simple; no se rayan ni pierden su brillo fácilmente.

  • Barre o aspira el suelo. Tienes que asegurarte de llegar a las esquinas que es donde la suciedad se acumula. Un plumero de microfibra recoge el polvo con facilidad.
  • Limpiador y agua tibia. Sumerge la fregona en el agua tibia con el limpiador. Exprime el exceso de agua, para que esté húmedo y no empapado.
  • Pasa la fregona por el suelo con movimientos suaves y uniformes. Sigue un patrón a medida que avanzas por la habitación, para que no se pierda ni un centímetro del suelo.
  • Cambia el agua con regularidad. A medida que enjuagas la fregona o el trapo, el agua se volverá naturalmente más turbia. Vierte el agua sucia y vuelve a llenar con regularidad para evitar dejar una película nebulosa de suciedad en el azulejo. Si terminas y notas esa neblina, crea una mezcla de vinagre blanco y agua caliente y pasa un trapo húmedo sobre la película para eliminarla.
  • Limpiar la lechada. Rocía la lechada con un limpiador de lechada específico o mezcla una solución de lejía (con guantes, para que no te caiga lejía en las manos). Déjalo reposar durante unos minutos y luego enjuaga.
  • Seca el suelo con un paño limpio. Si tu baldosa es propensa a formar manchas de agua, sécalo con un paño limpio inmediatamente después de fregarlo.

Cómo limpiar suelos de baldosas de mármol o piedra natural

Los suelos de baldosas de mármol, pizarra o granito se pueden limpiar casi de la misma manera que las baldosas de porcelana y cerámica, pero con algunas advertencias:

  • Usa una escoba de cerdas suaves al barrer suelos de baldosas de piedra natural, ya que se rayan mucho más fácilmente que la cerámica y la porcelana.
  • Tienes que asegurarte de usar el tipo de limpiador adecuado para el suelo: las baldosas de pizarra y mármol no pueden aguantar nada ácido, como el vinagre, mientras que las baldosas de granito necesitan un detergente suave de pH neutro para evitar la decoloración.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.