Cómo las redes sociales afectan a las madres

Social media

Son muchas las madres (por no decir casi todas) que pasan demasiado tiempo ojeando las redes sociales ya sea Facebook o Instagram. Miran los perfiles de sus amigos, conocidos, famosos… se desplazan por las fotos, las fiestas de cumpleaños, miran etiquetas para ver más cosas de cualquier tema… Se sumergen a través de vídeos o imágenes en vidas de otras personas que parecen perfectas. Miran las vidas de otros desde una ventana oculta donde nadie sabe que están mirando, pero lo hacen.

Es muy fácil quedar atrapado mirando las redes sociales, emitiendo juicios y sintiendo envidia por esas vidas que parecen absolutamente perfectas.  Esta era moderna de las redes sociales nos da acceso sin precedentes a las vidas de otras madres. Es tan fácil quedar atrapado en sus conmovedoras fotos y publicaciones de celebración sobre los logros de los niños y comenzar a creer que esta identidad en internet cuidadosamente seleccionada es en realidad la suma de las vidas de tus amigas.

Inevitablemente, esto conduce al auto juicio. Nada como mirar hacia arriba desde una presentación de diapositivas de la cocina recientemente diseñada de un amigo para ver la tuya: sucia, desorganizada … deprimente.

La vida en redes sociales solo es la punta del iceberg

Todo el mundo sabe que en el fondo la vida en las redes sociales está muy bien pensada y que no es la realidad de las personas que lo publican. La vida real detrás de esas escenas es mucho más sórdida y está llena de niños enfadados, montones de ropa sucia o limpia sin doblar ni guardar, de tristezas, enfados… De muchas cosas que no se suelen enseñar al mundo pero que existen y es inevitable que pasen.

La vida detrás de escena es mucho más áspera, llena de más rabietas y ropa sucia (literal) de lo que la mayoría de nosotros queremos revelar al mundo. Y así, al igual que les decimos a nuestros hijos que eviten buscar validación en las redes sociales tenemos que decirnos lo mismo.

Móvil con aplicaciones de redes sociales

Estas vidas que ves en las redes sociales son engañosas, parecen retratos íntimos de familias que están mucho mejor organizadas y se divierten mucho más que tú, pero son solo una parte de la historia. La mayoría de la gente no dice que está viendo a un terapeuta, que su hijo no pasó una prueba importante o que su última orden de débito fue rechazada.

Comprender tu valor como madre es una experiencia mucho más interna de la que encontrarás en redes sociales. Es algo que tienes que construir día a día a través de momentos con tus hijos y creer en lo profundo, incluso cuando sientes que todo va mal.

Entonces, si te sientes mal por ti misma, ya sea que estés lidiando con una depresión postparto, un conflicto familiar o simplemente una falta de amabilidad hacia ti misma, puedes alejarte del ordenador o tu móvil a o usarla como una forma de motivación. Porque eso es lo mejor del acceso que tenemos unos a los otros: siempre hay alguien para apoyarte o complacerte. Sólo mantente alejado de los álbumes de fotos y de aquellos que solo quieren mostrar una parte “perfecta” e inexistente de sus vidas.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.