Cómo identificar amores altamente peligrosos

???????????????????????????????

Mantener una relación afectiva saludable y duradera, es una aspiración que todas tenemos. Estamos seguros de que a lo largo de tu vida habrás tenido varias experiencias que te habrán demostrado, que encontrar a esa persona ideal nunca es fácil. Personalidades e intereses diferentes, problemas de comunicación, de confianza… son muchos los factores que determinan el éxito de una pareja, y muchos también los estilos afectivos que podemos encontrar. Hay que tenerlo en cuenta.

En ocasiones podemos estar manteniendo un tipo de relación disfuncional capaz de someternos a un desgaste emocional muy importante. Amores tóxicos donde a pesar de querer mucho a una persona, los costes pueden llegar a ser muy elevados. Y es que es muy común pensar que el amor ya es de por sí algo infalible, el pilar que todo lo sostiene y soluciona. Pero no es así, recuerda que no todas las propuestas afectivas son convenientes para nuestro bienestar y nuestra felicidad. Así pues, te damos unas herramientas básicas para que sepas reconocer esos amores que, sencillamente, no son buenos para tu salud.

Estilos afectivos que no son buenos para nuestra salud emocional

amor peligroso bezzia

Autores como Walter Riso, especialistas en psicología de pareja, nos dicen que cuando estemos manteniendo una relación de pareja, es necesario que reflexionemos sobre tres aspectos básicos:

  •  ¿De qué modo me ama mi pareja?- ¿Cuál es mi manera de amarlo?
  • ¿Me siento verdaderamente feliz con esta persona? – ¿Me aporta verdadera felicidad?
  • ¿Hasta dónde podemos estar juntos sin hacernos daño?

Estos ejes son los que deben darnos una pista sobre si la relación afectiva que mantenemos es o no altamente peligrosa. Existen muchas parejas que, aún sabiendo que se aportan más sufrimiento que felicidad, siguen aferradas la una a la otra. Siguen manteniendo en el tiempo una unión que seguramente acabe por causar auténtico un daño psicológico y emocional.
Es pues importante saber reconocer los patrones de amores altamente peligrosos. Tener una referencia en cuanto al tipo de personalidad de estos individuos, sobre los cuales, poder valorar el si deseamos o no involucrarnos de un modo más íntimo. Está claro que no siempre “podemos elegir de quién nos enamoramos y de quién no”, pero ten en cuenta que puedes caer en un juego afectivo muy peligroso con este tipo de perfiles claramente tóxicos. Veamos pues qué estilos afectivos son los más peligrosos:

1. Estilo Histriónico/Teatral: El amor hostigante

Son fáciles de identificar. Estas personas buscan siempre ser el centro de atención ya sea con sus parejas o con el resto de personas que les rodea. Suelen focalizar en sí mismas todas las necesidades sin tener en cuenta las de su cónyuge, mostrando siempre la imagen de que necesitan más, de que nunca están satisfechas por lo que se les ofrece. Son dominantes, posesivas, y a la vez dan la imagen de cierto victimismo.

2. Estilo Paranoico/Vigilante: El amor desconfiado

Es como si estuvieran conviviendo “con el enemigo”. Nunca confían en lo que se les dice, o lo que se les demuestra. Siempre van a encontrar algo con lo que sentir esa sospecha eterna. Son personas que no saben aportar amor y que, al mismo tiempo tampoco saben recibirlo porque piensan que van a ser traicionados o que no se les quiere lo bastante. Son amores con un alto coste emocional.

3. Estilo Pasivo/Agresivo: El amor subversivo

Son saboteadores natos. Todo lo que uno haga por ellos nunca será suficiente, ya que buscan en esencia que se les ame “a su manera”. Ello implica además que necesitan cierta libertad para no sentirse “atados”, una compleja dualidad que solo consigue desgastar a la pareja. Desean ser amados a la vez que rechazan esas muestras de cariño por parte de la pareja, por sentirse hostigados por dicha relación.

4: Estilo Narcisista/Egocéntrico: El amor egoísta

Seguro que conoces este estilo afectivo. Son ese tipo de personas que suelen practicar a menudo el egoísmo, la autoexaltación, la egolatría y el egocentrismo….No atienden ni saben ver las necesidades de la pareja, son narcicistas y no aceptan ninguna crítica. Son amores también muy destructivos.

5: Estilo Obsesivo/compulsivo: El amor perfeccionista

Nada de lo que hagas va a ser bastante para él. Son estilos afectivos que nunca se ven satisfechos, que tienen su propia visión de las cosas y esperan que todo, se mueva alrededor de ese universo propio lleno de perfección. De nada valen tus esfuerzos por satisfacerlo, la relación poco a poco se volverá más rígida y llena de costes emocionales para ti. Suelen ser además personas que gustan de menospreciar a los demás, de infravalorar… y esto puede ser muy peligroso para nuestra autoestima.

6. Estilo Esquizoide/Ermitaño: El amor desvinculado o indiferente.

Este estilo afectivo busca desvincularse de las demás personas a través del aislamiento emocional. Son relaciones muy destructivas ya que no existe un intercambio, una reciprocidad de cariño o de muestras de afecto. Siempre habrá uno de los miembros de la pareja que sea la víctima, aquella que se esfuerce en darlo todo sin recibir nada. Son amores que no se alimentan, que se excusan en la necesidad de autonomía e independencia, en el derecho a la intimidad. Pero en realidad, lo que hacen estas personas es levantar muros evitando que se las quiera. Y lo que es peor, causando daño y un gran desgaste psicológico. Hay que ir con cuidado.

Como puedes ver existen muchos tipos de patrones afectivos que pueden hacernos caer en una relación tóxica. Pero no hace falta ser una experta en psicología clínica para saber atendernos a nosotras mismas. Para preguntarnos en un momento dado si somos realmente felices con la relación que mantenemos. La respuesta que te des a ti misma, ya debe ser un indicador lo bastante ilustrativo para tomar una decisión u otra. Porque recuerda: no todas las propuestas afectivas son convenientes para nuestro bienestar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *