Cómo hacer para que un gato acepte a un perro

Cómo hacer que un gato y un perro se lleven bien

¿Sabes qué pasos dar para que un gato acepte a un perro? Si el rey de la casa es el felino pero ahora tienes pensado adoptar un perro, tienes que seguir una serie de recomendaciones prácticas y efectivas. Es cierto que a veces no tiene por qué ser un proceso demasiado complicado, pero en la mayor parte de las ocasiones sí que puede darse así.

Como no sabemos bien cómo van a reaccionar siempre debemos hacer todo con suma paciencia y paso a paso, sin forzar la situación. Ya que solo así, con esas dos opciones por delante, podremos conseguir el resultado que queremos realmente. Así que, descubre todo lo que tenemos para ti, porque seguro que te va a interesar.

Para hacer que un gato acepte a un perro tiene que haber una presentación progresiva

Hay que pensar que el gato se ha hecho dueño y señor, o señora, de la casa. Por lo que eso de que vengan a su territorio no siempre es de buen grado. Sobre todo cuando ya estamos hablando de un gato más mayor. Ya que se dice que su grado de socialización se dará entre las primeras dos a siete semanas de vida. Mientras que en los perros se extiende un poco más. Por todo ello, lo mejor es que el gato esté en su habitación y el perro lo tengamos con correa los primeros momentos, para evitar males mayores. Si podemos cansarlos previamente antes de llegar a casa, siempre es mejor para que dejen fuera de ella toda su energía.

Cómo hacer que un gato acepte a un perro

Intercambia sus cosas

Como sabemos que tienen un buen olfato, lo mejor es intercambiar juguetes o mantas entre ambos para que puedan ir reconociendo el olor. Es una de esas ideas que suele funcionar cuando no queremos dar el paso tan brusco en las presentaciones sino todo lo contrario. Necesitamos apostar por ir poco a poco. Aunque en ocasiones no hará falta y se pueden habituar antes de lo esperado, siempre debemos tener un as en la manga.

Deja que se vean las caras

El primer contacto es el más importante y de ahí que siempre debe hacerse según ellos quieran. Es decir, no presionar el momento porque no conseguiremos buenos resultados. Lo mejor que podemos hacer es que ambos se vean pero que cada uno esté bien controlado. Ya sea a través de una puerta o mantener el perro con la correa, etc. Así veremos qué reacción tiene cada uno de ellos. Si el gato se escapa a la primera de cambio, debemos dejarlo, porque necesitará de un rincón donde refugiarse. Así que, mantendremos esa distancia pero con algo de contacto para que puedan seguir viéndose cuando quieran.

Amistad entre gatos y perros

Dales recompensas

Aunque el gato sea un poco más pasota en situaciones como esta, es cierto que también va a agradecer las recompensas. Siempre que haya un paso adelante, es el momento de recompensarlos y darles sus chuches favoritas o bien esa comida que tanto adoran. Claro que también podrás darles unas caricias, para mostrarle que estás totalmente a su lado y que te gusta su comportamiento. De modo que así puedan repetirlo de manera más frecuente que es lo que queremos.

Cada uno tiene su ritmo

Tal y como ves, hay una serie de pasos a seguir cuando buscamos cómo hacer para que un gato acepte a un perro, pero realmente no tenemos la fórmula mágica. En ocasiones, si uno de ellos es muy pequeño, puede que el proceso comience con un buen pie. Claro que en otras el tiempo de sociabilización también puede ir sumado al temperamento de cada uno. Por eso, siempre debemos dejar que vaya pasando tiempo y que sea la paciencia quien lo marque. Sé que no siempre es sencillo, porque a veces se producirán momentos un poco de tensión, pero al final se conseguirá.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.