¿Cómo hacer una correcta limpieza de la zona íntima?

limpieza intima con toallitas

El hábito de una adecuada higiene íntima es una práctica muy saludable, que debe inculcarse desde la niñez; de hecho, no se trata simplemente de establecer los métodos de lavado y limpieza, sino también y sobre todo, de adoptar una serie de comportamientos útiles para prevenir trastornos genitales de diversa índole ( pérdidas, irritación, inflamación, cistitis, etc.).

Lavado y limpieza en la higiene íntima

La vagina es un área del cuerpo capaz de autolimpiarse; para ello basta con limpiar los genitales externos (labios grandes y pequeños, meato urinario, clítoris y vestíbulo de la vagina) con agua y un poco de jabón suave. No se recomiendan las duchas vaginales, ya que podrían alterar la microflora local, exponiendo la vagina a un mayor riesgo de infección.

Además, la práctica de las duchas vaginales no tiene ningún uso en términos de anticoncepción, ya que la eficacia anticonceptiva se estima en no más del 15-30%.

El pH tiene mucho que decir

Durante la edad fértil, el pH vaginal es ligeramente ácido (alrededor de 4,5) y debe mantenerse lo más posible. Por este motivo, los detergentes utilizados para la higiene íntima deben tener un pH de entre 3,5 y 5,5. Dado que muchos jabones tradicionales son ligeramente alcalinos (pH> 7), recomendamos utilizar productos especialmente probados y aprobados para la higiene íntima.

En las operaciones generales de lavado y limpieza, siempre es recomendable comenzar desde la vulva y descender hacia el ano, no al revés, para evitar que las bacterias intestinales entren en contacto con la vagina o el tracto urinario.

hombre y mujer en una bañera

Olvídate de los aerosoles

El uso de aerosoles y otros productos desodorantes en la región íntima está contraindicado, primero porque podría causar irritación o reacciones alérgicas, segundo porque los malos olores (si los hay) no deben ocultarse sino tratarse (muchas veces son causados ​​por enfermedades de transmisión sexual).

Después del lavado, es aconsejable secar con cuidado la zona, utilizando un secador de pelo para evitar una humectación excesiva de los genitales externos, con aire templado. Si se usa una toalla debe ser estrictamente personal y debe usarse con toques en la vulva en lugar de frotarla; después de su uso debe extenderse a secar, ya que un ambiente húmedo favorece el desarrollo y proliferación de gérmenes.

No te pases con tu higiene íntima

Exagerar la higiene íntima es tan malo como no lavarse nada; el uso de demasiado jabón, por ejemplo, reseca la piel y pierde su elasticidad natural. Lo mismo ocurre si no te enjuagas generosomente después de aplicar el limpiador íntimo.

Higiene íntima y vestuario

Es necesario limitar el uso de pantimedias y pantalones excesivamente ajustados, prefiriendo la ropa interior de algodón y evitando materiales sintéticos como el nailon. Durante la noche es recomendable no llevar bragas; éstas deben lavarse a altas temperaturas (90 °) y enjuagarse bien para eliminar los residuos de detergente.

fruta y verdura

Nutrición y otros consejos

  • En cuanto a la nutrición, se debe tener especial cuidado en limitar los alimentos con alto índice glucémico y en consumir cantidades adecuadas de frutas y verduras para evitar el estreñimiento. En general, se aplican las reglas para una dieta sana y correcta.
  • Cuando se trata de anticoncepción, son preferibles los métodos de barrera, como el condón tradicional. El condón, de hecho, es la defensa más eficaz contra las enfermedades de transmisión sexual, contra las cuales la píldora anticonceptiva es casi impotente. Además, el contacto repetido con los espermatozoides, por su alcalinidad intrínseca, puede favorecer el desarrollo de infecciones vaginales. Todos los lubricantes deben ser a base de agua, no aceitosos.
  • Incluso durante el período menstrual, la higiene íntima no debe ser obsesiva. Agua y detergentes suaves con pH ácido (3,5-5,5) son más que suficientes y no es necesario recurrir al riego. Más bien, es una buena idea cambiar frecuentemente el pantiprotector, ya que aumenta el calor y la humedad local, favoreciendo las infecciones y el mal olor.
  • Para la protección íntima, durante la menstruación, los tampones internos (durante el día) se pueden alternar con absorbentes externos, preferiblemente de algodón puro, por la noche.
  • En la playa o en la piscina, evita permanecer mucho tiempo con el traje de baño mojado.
  • En condiciones normales, las secreciones y el trasudado vaginal se caracterizan por un color claro, con tendencia a transparentes, y un olor agradable. Las alteraciones en su apariencia, especialmente cuando se asocian a síntomas como mal olor, prurito , irritación, enrojecimiento y dolor vulvo-vaginal, probablemente estén relacionadas con enfermedades venéreas. Es ingenuo esperar que estos síntomas desaparezcan con una mayor higiene íntima o con el consejo de un amigo; es necesario llamar a un médico o ginecólogo lo antes posible.
  • Todo lo que entre en contacto con la vagina, incluidas las manos, deben limpiarse a fondo; Por tanto, es necesario buscar y exigir la máxima limpieza, incluso de nuestra pareja.
  • Por último, una correcta higiene íntima no puede separarse de la consulta periódica con su ginecólogo, una figura amable que acompaña a la mujer a lo largo de su trayectoria vital.

 


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.