Cómo gestionar un ataque de ansiedad

Gestionar un ataque de ansiedad

Los ataques de ansiedad o crisis nerviosas pueden suceder en cualquier momento y a cualquier persona, aunque siempre tienen su razón de ser. Hay muchos factores que pueden influir en la aparición de un ataque de ansiedad, por lo que en ocasiones no entendemos por qué nos pasa esto. En todo caso, siempre es bueno aprender a pedir ayuda, no solo a nuestro círculo cercano sino también a profesionales que puedan orientarnos para que esto no vuelva a suceder.

El ataque de ansiedad cursa con determinados síntomas y es difícil controlarlo totalmente. Sin embargo, si sabemos qué es lo que nos está pasando probablemente podamos conseguir gestionarlo mucho mejor e incluso evitarlo en muchos casos. Es importante conocernos y saber qué le pasa a nuestro cuerpo para poder mejorar en salud.

Por qué aparece un ataque de ansiedad

El estrés es algo que nuestro cuerpo genera de forma ancestral para prevenirnos contra cosas que nos pueden hacer daño. En pequeñas dosis y momentos concretos es adaptativo porque nos ayuda a sobrevivir, pero en la sociedad actual hay muchas cosas que nos generan estrés y ansiedad durante mucho tiempo, por lo que nuestro cuerpo se pasa mucho tiempo bajo los efectos fisiológicos y psicológicos de esta sensación. El ataque de ansiedad suele aparecer cuando llevamos tiempo con estrés o cuando nuestro cuerpo sin más entiende que tiene que generar esa ansiedad para escapar de algo, aunque en ese momento no haya nada que debe provocarlo. Es una reacción fuera de contexto de nuestro cuerpo ante algo que nos provoca miedo pero que puede incluso no estar presente.

Síntomas del ataque de ansiedad

Cómo gestionar la ansiedad

Pueden aparecer muchos síntomas y muy variados dependiendo de la persona y del grado de ese ataque de ansiedad. Es algo habitual que nuestro corazón se acelere, que tengamos sudores fríos y la respiración sea agitada. En ocasiones incluso llegamos a tener la sensación de que nos estamos ahogando  y no podemos respirar bien. Puede suceder que tengamos sensación de opresión en el pecho, que se nos nuble la vista y que sintamos que nos vamos a desmayar. Como decimos los síntomas son amplios, pero en general este es el cuadro que aparece ante un ataque de ansiedad.

Qué debes hacer

Es difícil saber cuándo vamos a tener un ataque de ansiedad, es decir, raramente podremos anticiparnos. Es por eso que a los primeros síntomas lo que hay que hacer es tratar de estar en un lugar tranquilo y sobre todo respirar. Es importante aprender a controlar la respiración, porque esto nos puede ayudar muchísimo a evitar el ataque de ansiedad. Controlar la respiración ayuda a relajarse y a sentir que tenemos el control de la situación, lo que nos da fuerza para evitar ese nuevo ataque. Trata de hacer inspiraciones profundas, centrándote solamente en eso.

Otra de las cosas que debes hacer es evitar que tu mente se centre en lo que te causa miedo o estrés. La mente es el foco principal de los ataques de ansiedad, es la que manda las órdenes al cuerpo para que se active, así que si la distraemos es posible que rebaje el nivel del ataque de ansiedad. Puedes pensar en otras cosas, pensar en la respiración o ponerte a contar, algo que hace que tu mente se concentre en cualquier otra cosa. De esta forma podrás aprender a relajarte y a controlar esos momentos de pánico.

Ayuda profesional

Ataque de ansiedad

Si ves que este tipo de cosas te pasan a menudo es importante que trates de buscar ayuda profesional. A veces no sabemos encontrar la raíz del problema y un profesional nos puede orientar en este sentido. De esta forma podremos atacar el problema desde sus raíces.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.