Cómo evitar que el maquillaje se acumule en las líneas de expresión

Es normal que a medida que pasen los años y nuestra piel empiece a ser más madura, empecemos a notar que se ve irregular y a veces enrojecida. Utilizar una base de maquillaje ayuda a ocultar esas pequeñas imperfecciones, pero sino aplicamos el maquillaje bien, puede causar justo el efecto contrario al que queremos conseguir.

El maquillaje puede ir acumulándose justo en las líneas de expresión y en las arrugas. Normalmente, las bases y los correctores que son cremosos, funcionan mejor en las pieles maduras que las bases en polvo, que las resecan mucho más. Aún así, antes de aplicar una base de maquillaje, es necesario que tratemos y preparemos la piel rellenando esas líneas de expresión y arrugas para que esto no nos pase. Para ello, es fundamental que antes de maquillarnos siempre:

  • Nos lavemos la cara con un producto específico que no nos reseque. Para secarla, lo haremos con pequeños golpecitos. Aplica a continuación un humectante sobre el rostro, centrándote en hidratar las arrugas y las líneas de expresión para que así estén más difuminadas. Este simple gesto, ayuda a crear una barrera entre tu piel y tu maquillaje, en la cual el maquillaje se fijará pero sin acumularse en las líneas de expresión.
  • Aplica posteriormente, tras el humectante, una pre-base de maquillaje para suavizar, hidratar y unificar el tono de la piel. Esta pre-base además ayuda a que el maquillaje no se meta dentro de las líneas y las arrugas, creando así una base lisa sobre la cual podremos después aplicar la base de maquillaje como de costumbre. No compres cualquier pre-base, utiliza una que sea de buena calidad y que entre sus ingredientes contenga sílice, que rellena las líneas y las arrugas para lograr una piel suave y lisa.
  • El último y tercer paso, es aplicar la base de maquillaje. Utiliza una específica para pieles secas. Este tipo de bases hidratan más que las bases en polvo y le dan a la piel ese toque de jugosidad que necesita para que no se acumule en las líneas de expresión y en las arrugas.

Ahora, solo te toca ponerte manos a la obra 🙂


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *