Cómo educar sin nada de gritos

enfado padres

Criar y educar a los hijos no es una tarea nada fácil para los padres. Para que dicha educación sea óptima requiere de mucha paciencia, de una buena comunicación y de mucha empatía hacia los hijos. Aparte de ello no está permitido ni el castigo, ni la violencia física ni el chantaje ya que podrían hacer mucho daño a los pequeños.

De la misma manera los padres no deben gritar a sus hijos ya que el cerebro se bloquea, dando lugar a una serie de consecuencias que inciden en el buen desarrollo de los niños.

Cuáles son las consecuencias de gritar a los hijos

  • Está científicamente probado que gritar a los hijos provoca que el cerebro se termine bloqueando y se terminen por alejar de la amenaza que suponen los gritos.
  • Otra de las consecuencias de los gritos es que los niños sufren problemas de concentración y de atención. Es por ello que no es nada aconsejable gritar a los niños a la hora de estudiar.
  • Los gritos hacen que el organismo genere una mayor cantidad de cortisol generando unos altos niveles de estrés y de ansiedad. Los gritos son percibidos como una amenaza, generando en los niños mucho miedo.
  • No cabe duda de que crecer en una casa en la que los gritos son constantes termina por afectar de manera negativa a la personalidad de los niños. Es probable que estos niños terminen por repetir patrones al llegar a la edad adulta.
  • Es normal que si los gritos están a la orden del día, los niños no sean felices y se sientan tristes y apáticos. Los gritos afectan por tanto de una manera directa a la felicidad de los niños.
  • Los gritos inciden de una manera directa en el vínculo creado entre padres e hijos. No es lo mismo el tener una figura paterna que sabe comportarse y educar de una manera adecuada que el tener como padre a alguien que usa los gritos como método educativo. Es normal por tanto que el vínculo se vaya debilitando poco a poco hasta llegar a romperse.
  • Una crianza a base de gritos puede provocar que los niños tengan diversos problemas mentales al llevar a la edad adulta. Diversos estudios han señalado que los niños que han crecido en un hogar con gritos pueden sufrir estados depresivos al llegar a la adolescencia y diferentes trastornos mentales al convertirse en personas adultas.

gritos padre

Cómo es la educación sin gritos

Es verdad que no es nada fácil ni sencillo el educar a los hijos sin que haya gritos en casa. Hay ciertos momentos en los que se hace necesario pegar algún que otro grito, sobre todo cuando los hijos se comportan de mala manera.

En el caso de que el ambiente en casa sea difícil y los nervios comiencen a aflorar, es bueno el respirar hondo y calmarse antes de optar por pegar un grito a los hijos. Aunque puede resultar algo complicado, es importante criar a los hijos teniendo en cuenta valores tan importantes como el respeto o la empatía.

No se puede ni se debe permitir que los hijos crezcan en una casa, en la que se grita a todas horas del día. Hay que saber controlarse y frenar el comportamiento iracundo, ya que puede tener serias consecuencias en relación al desarrollo de los hijos. Por otra parte es importante ponerse en la piel de los pequeños para saber qué les pasa y por qué tienen esa conducta que tanto saca de quicio.

Seguir estos consejos o pautas permite reflexionar sobre los hechos ocurridos y no tener que recurrir a los gritos como un método a la hora de educar a los hijos. Recuerda que una buena crianza no recurre a los gritos ni a las malas formas a la hora de reconducir el comportamiento de los hijos. Es mucho mejor inculcar una serie de valores tales como e respeto, la tolerancia o la comprensión.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.