¿Cómo dejar de fumar sin engordar?

Dejar de Fumar¿Quieres dejar de fumar pero temes a aumentar de peso? No eres la única, un elevado porcentaje de las personas que dejar de fumar aumenta de peso durante el proceso de desintoxicación. Pero no tienes que temer, los especialistas indican que hay que mantener una alimentación adecuada es la clave para dejar ese maldito vicio.

La determinación de dejar de fumar tiene como objetivo máximo recuperar la salud general y el dominio del propio cuerpo. Si prestas un mínimo de atención a tu alimentación y aumentas levemente tu actividad física te verás íntegramente beneficiado. Consulta con tu médico, ya que existen nuevos medicamentos (derivados de ciertos antidepresivos) que pueden colaborar en el proceso de deshabituación al tabaco.

Son 3 los tópicos más importantes a tener en cuenta cuando tomas la decisión de dejar de fumar y no aumentar de peso.

Alimentación equilibrada:

  • Comienza una dieta equilibrada y armónica desde el mes anterior de tu intención de abandonar el cigarrillo. Tanto iniciar una dieta como dejar de fumar pueden aumentar tu ansiedad. No encares ambos proyectos simultáneamente, si deseas aumentar tus posibilidades de éxito. Si ya te encuentras instalado en una dieta saludable y comienzas a percibir sus beneficios, ésta funcionará como un estímulo más, para abandonar el tabaco.
  • Pídele a tu nutricionista que incorpore alimentos y bebidas que empeoren el sabor del cigarrillo. Un alto porcentaje afirma que tanto las frutas, como las hortalizas, los lácteos y las bebidas sin cafeína logran ese “beneficio” efecto.
  • Asimismo elimina de tu dieta las carnes rojas, los alimentos muy condimentados, las bebidas alcohólicas y el café negro, ya que realzan el sabor del tabaco y aumentan tu atracción por el tabaco.
  • Aumenta la ingesta de agua pura a dos litros diarios y obtendrás varios beneficios: calmar los picos de ansiedad, mejorar la hidratación de tu piel y eliminar más rápidamente las toxinas de tu metabolismo.
  • Mantén esta dieta hasta superar al menos el primer mes de haber abandonado el cigarrillo. A partir de ese tiempo podrás comenzar a incorporar gradualmente cantidades moderadas de tus alimentos preferidos.

Actividad Física:

  • Aumenta tu actividad física, caminando, inicialmente, 10 minutos diarios a paso vivo. Incrementa el tiempo, gradualmente a lo largo de todo el mes de dieta, hasta caminar por 30 minutos. La medicina actual verifica que el consumo de tabaco aumenta levemente el metabolismo basal. Es decir, frente a la misma actividad física, un fumador consume más calorías que un no fumador. Si caminas diariamente, equilibrarás favorablemente tu consumo calórico.

Entrenamiento psicológico:

  • Recurre a métodos que te resulten efectivos para combatir la ansiedad: meditación, relax y respiración consciente, gimnasia y deportes, hobbies. Es frecuente que los fumadores argumenten que fumar “los calma” (si bien el tabaco es un estimulante del sistema nervioso). Desprenderse de un hábito suele generar ansiedad, pero desparece a medida que se incorporan nuevos y saludables hábitos.

Es posible que los primeros días en que dejes de fumar, percibas cierto aumento de la mucosidad de las vías aéreas superiores. Continúa adelante y verás como mejorar tu capacidad de respirar y percibir sabores y olores.


Categorías

Salud

Mujeres con Estilo

Mujeresconestilo era una web sobre belleza, moda, salud y otros consejos para la mujer. Actualmente está integrada dentro de Bezzia.com para formar... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *