Cómo curar una ampolla

ampollas en los pies

Las ampollas son esas lesiones que pueden aparecer en los pies. Una especie de burbujas que se generan por el roce del calzado, aunque también hay otros motivos que hoy veremos. Lo cierto es que unos y otros nos dejarán un verdadero quebradero de cabeza porque son bastante molestas. Así que hoy veremos cómo curar una ampolla.

Lo mejor de todo, es no dejarnos llevar por el momento y evitar siempre el explotarlas. Porque tienden a curarse poco a poco y en ocasiones, hasta apenas necesitan nuestra ayuda. Así que, cuando veas que una ampolla es la protagonista de tu día a día, sigue siempre los siguientes pasos.

Qué son y cuáles son las causas de su aparición

Como bien hemos dicho, se trata de una lesión que generalmente aparece en la parte de los pies, pero no siempre es así. Porque también las hemos visto en las manos y otras partes del cuerpo. Dicha lesión cuenta con un líquido transparente y como resultado de la misma, puede provocar dolor. Entre las causas de la aparición de las ampollas, tenemos el rozamiento. La piel en constante rozamiento con el calzado, puede provocar que aparezcan. Además, cuando estrenamos calzado y todavía nuestros pies no están adaptados a él, también puede ser otra causa.

Cuando quemamos la piel, también suelen salir. En este caso, no hace falta que sea en los pies, ya que como antes indicamos, todo el cuerpo será vulnerable a ellas. Tanto las quemaduras provocadas por el sol como las químicas. Aunque no siempre, algunas enfermedades como la dermatitis también puede causarlas.

Cómo curar una ampolla

Cómo curar una ampolla

Cuando nos sale una, rápidamente pensamos en cómo curar una ampolla. Seguro que en ese momento concreto se te pasa por la cabeza el explotarla y dejar que salga ese líquido que tiene en su interior. No es lo más aconsejable, ya que dicho líquido nos ayudará a que se regenere una nueva piel y por lo tanto, la ampolla se cure cuanto antes. Además, nos puede proteger de las infecciones y como bien se dice, si está ahí, siempre será por algo. Por lo que si nos atrevemos a romperla puede ser el peor remedio.

  • Lo mejor para ayudar en el proceso de curación, es mantener siempre limpia la zona. Esto no significa que tengas que ponerte a frotar. Sino más bien agua y jabón para ese lavado, serán dos ingredientes adecuados.
  • Claro que si las ampollas las tienes en los pies, la limpieza hay que extremarla. Porque necesitamos cambiar los calcetines con más frecuencia. Un ambiente húmedo, no va a favorecer.
  • Cuando la ampolla es bastante grande, podemos acudir a un especialista. Quien limpiará la zona y con una aguja esterilizada, procederá a pinchar uno de los laterales. Pero es cierto que solo en casos extremos, ya que por regla general si no hacen demasiado daño, ni son muy grandes, se terminan yendo solas.

curar ampollas

Formas de prevenir la aparición de ampollas

Siempre debemos extremar los cuidados con tal de que no aparezcan las temidas ampollas. Así que por un  lado, debemos elegir el calzado que mejor nos convenga. Si demasiado holgado ni tampoco ajustado. Aunque parezca algo muy lógico no siempre lo llevamos a la práctica. Lo mejor es optar por los calcetines técnicos, sobre todo cuando hablamos de llevar calzado deportivo. Porque este tipo de calcetín se adapta a nuestras necesidades durante el ejercicio.

Intenta aplicar un poco de vaselina en las zonas más delicadas como pueden ser la parte posterior del pie, el talón y la zona de los dedos. Cuando salgamos a caminar, durante bastante tiempo, debemos elegir un calzado con el que ya hayamos salido. Porque al estrenar un zapato, siempre podemos notar ese roce que implicaría una nueva ampolla. Hidrata mucho la piel y verás cómo evitarás que salgan. ¡Ahora ya sabes cómo curar una ampolla!.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.