Cómo cuidar la piel madura

Rutina para pieles maduras

La piel madura requiere de unos aportes más concretos para que pueda mantener su acabado las luminoso y cuidado. Porque cuando vamos llegando a una cierta edad, podemos notar que la piel se vuelve más seca, las líneas de expresión y arrugas comienzan a hacer acto de presencia entre otros muchos detalles que harán que veamos la piel totalmente apagada.

Por eso, nada como seguir una serie de pasos en forma de cuidados. Una manera perfecta de contar con una piel más saludable, aunque el paso del tiempo no lo podamos detener, pero sí mantenernos más joviales durante más tiempo. Así que, no te pierdas todos estos secretos a voces que debes dar cada día para conseguirlo. ¿Estás preparada para ello?

Cremas hidratantes con colágeno

Es cierto que en todas las épocas y edades, necesitamos apostar por la hidratación como una de las grandes bases. Porque con ella, conseguiremos que nuestra piel se vea más elástica y le estaremos dando el agua necesaria para que se deje ver más lisa, sin arrugas. Por lo que en la piel madura es algo vital. Pero además de elegir cremas hidratantes, también deben contener colágeno. Porque ya sabemos que este lo iremos perdiendo con el tiempo, pero siempre es necesario. Al hidratar y regenerar la piel conseguiremos evitar ciertos problemas de la misma como infecciones o la temida dermatitis.

Cuidar la piel madura

La piel madura se debe limpiar dos veces al día

También es otro de los pasos que todas las pieles deben dar. Porque la limpieza siempre es necesaria para poder decir adiós a las toxinas que se acumulan en la misma, aunque no las veamos. Así que, tanto por la mañana como por la noche antes de acostarte, debe ser una de esas rutinas a tener en cuenta. Puedes aplicar un poco de agua fresca, así como un tónico o limpiador facial. No importa si te maquillas o no, volvemos a insistir en que se trata de uno de esos pasos vitales que debes dar.

El sérum después de la limpieza diaria

Si hay un producto que nos brinda los mejores resultados, este es el sérum. Seguro que ya lo tienes por casa, pero sino hay que decir que no te puede faltar. Porque después de la limpieza, el sérum lo que hará es aportar hidratación al mismo tiempo que controlará las manchas y también las arrugas. Dos de los motivos principales de preocupación en nuestra piel. Además, hay que mencionar que puedes comprar varias tipos de sérum en función del problema que quieres atacar. Ya que si son las arrugas, entonces recuerda que debe contener ácido hialurónico. O bien, el sérum que cuenta con vitamina C para añadir una dosis extra de vitaminas y luminosidad.

Cremas para el rostro maduro

Mascarillas exfoliantes

Para cuidar la piel madura no nos podemos olvidar de la exfoliación. Es cierto que puedes crear un exfoliante casero a base de crema hidratante y una cucharada de azúcar. Pero si lo prefieres, también los encontrarás en diferentes formatos. Las mascarillas exfoliantes son una de las mejores y rápidas opciones. Con ellas vas a oxigenar la piel, a limpiarla y a retirar todo tipo de impurezas. Pero al mismo tiempo en que la estás cuidando al máximo. Como mínimo, es aconsejable que exfolies tu piel una vez por semana. Tras ello, ya sabes que un poco de crema hidratante no está de más.

¡Qué no se te olvide la alimentación!

Es cierto que el cuidado exterior de la piel es algo básico y necesario. Pero tampoco se nos puede olvidar el interior. Porque este último es una de las grandes ayudas que tenemos disponibles. Alimentos frescos como frutas o verduras siempre son la gran base de nuestra salud. Algo que se suele ver reflejado también en nuestra piel. Por lo que la unión de todos estos pasos dará lugar a una piel más cuidada y perfecta.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.