Cómo cuidar el cabello en invierno

Cuidar el cabello en invierno también es otra de las tareas a tener en cuenta. Las bajas temperaturas harán que nuestro cabello se resienta, por lo que no está de más el conocer algunos trucos que lo mantengan tan perfecto como el primer día. Puede parecer un tanto complicado, pero desde luego, solo necesitamos ser pacientes.

Si el frío consigue deteriorar el cuero cabelludo, tampoco se quedan atrás todos los complementos que también usamos con el fin de protegernos. Sí, pueden dañarnos más de lo que pensamos. Más que nada porque aumentarán el encrespamiento del mismo y sabemos lo que esto conlleva. Así que hoy, vamos a intentar ponerle el mejor de los remedios.

Cuidar el cabello en invierno, los lavados

El algo a lo que quizás, ya estamos acostumbradas. Lo mejor es no lavarlo todos los días. Claro que si realmente lo necesitas, no podremos decirte lo contrario. Pero sí que es cierto que siempre estará más protegido si tardas algún día de por medio. Si tienes la costumbre de lavarlo todos y cada uno de los días, siempre puedes probar con un champú en seco. Solo así puedes intentar espaciar la frecuencia.

El mejor champú y acondicionador

Como mejor, no podemos dar un nombre específico. Más que nada porque a cada tipo de cabello le irá bien uno diferente. Pero lo que sí debemos hacer es optar siempre por un champú y un acondicionador para cabellos secos. ¿Por qué?, pues porque cuentan con propiedades para que nuestro pelo siempre se vea con más brillo y más sedoso. Aunque no lo tengamos seco realmente, sí nos va a ayudar a mantener su buena hidratación.

Aceite para el encrespamiento

Es muy frecuente que debido al viento, el cabello se nos encrespe. Algo que apenas podemos evitar, pero sí que vamos a intentar cuidarlo para que no le ocurra más. Lo mejor para este caso, son los aceites. Puedes aplicar el que más te gusta. Pero no tienes ninguno favorito, entonces el de oliva será perfecto para ti. Tan solo con echar unas gotas sobre las puntas, ya tendremos un cabello más cuidado y perfecto para evitar salir a la calle y que nuestro peinado se estropee por las condiciones meteorológicas.

Cabello suelto

Aunque por un lado, preferimos el cabello recogido, bien es cierto que por su salud es mejor verlo suelto. Además, si usas gorros u otros tipos de complementos, lo mejor es que sea durante un tiempo concreto. Cuanto menos tiempo, mucho mejor. Claro que si tienes la necesidad de recogerlo, entonces opta por las trenzas, pero siempre suaves sin tener que apretarlas demasiado. Lo mismo ocurre con otro tipo de peinados, donde siempre es mejor que sean sueltos, flojos y dejando de lado los peinados tirantes.

Cabellos grasos o con caspa

La grasa del cabello, así como la caspa, se van a intensificar en los días de frío. Por lo que estamos ante un par de problemas bastante complicados. Para la caspa, intenta elegir un champú adecuado y vigilar un poco tu alimentación así como deshacerte del estrés, en la medida de lo posible. Para los cabellos grasos, opta por un champú en seco y aplícate una mascarilla de arcilla, solo una vez por semana.

Protector térmico

El cuidar el cabello en invierno también va un poco ligado a nuestra salud. Porque no siempre podemos dejar que el pelo se seque al aire, cuando hace tanto frío. ¡No vaya a ser que nos resfriemos!. Así que, como sé que vamos a usar los secadores, nada como aplicar un buen protector térmico. Solo así, podremos proteger el cabello tal y como lo necesita. Recuerda de aplicarlo antes y si usas planchas espera un poco a que se seque. Eso sí, a pesar de usar los secadores, no pongas una temperatura demasiado alta.


Categorías

Peinados

Susana Godoy

Desde pequeña tenía claro que lo mío era ser profesora. De ahí que me haya licenciado en Filología Inglesa. Algo que se puede combinar a la... Ver perfil ›

Un comentario

  1.   escorts madrid dijo

    Muy buenos consejos. En invierno hay que cuidar mucho el pelo porque ya que nos tenemos que tapar un poco pues podemos aprovechar para concentrar nuestra belleza en la cabellera, que puede ser nuestra mayor arma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *