¿Como convertirse en padres puede afectar la relación de pareja?

FamiliaLas parejas que se convertirán en padres preparan la llegada del bebé desde mucho tiempo atrás. Cuando el pequeño llega al mundo, los padres están altamente informados acerca de todo lo referente a la nueva paternidad, han leído libros especializado, han tomado el curso prenatal y han preparado y decorado la habitación del bebe. Pero con todos estos preparativos, nos hemos olvidado de lo primordial, nuestra pareja.

Cuando en una familia de dos pasan a ser tres, la relación con su pareja está destinada, aunque no lo quiera, a cambiar. La mejor forma de lidiar con estos cambios es prepararse antes de que se produzcan.

Si te sientes familiarizada con esta problemática, entonces continua leyendo…

Antes del nacimiento del bebé, ustedes eran una pareja. Ahora, son padres. ¿De qué forma cambiará su vida cotidiana? Para comenzar con lo obvio, usted probablemente no dormirá lo suficiente durante los primeros meses de la vida de su bebé. Al principio, su bebé puede que duerma solamente durante un par de horas a la vez, y cuando se despierte, usted también lo hará. La consecuente deprivación de sueño puede hacer usted se vuelva irritable y convierta tareas fáciles como el ciudado de la casa y otros quehaceres en tareas difíciles simplemente porque usted tendrá menos energía y no será capaz de concentrarse tan bien como cuando podía descansar. Usted también se dará cuenta de que tiene menos tiempo para trabajar (bien sea en la casa o en la oficina), menos tiempo para usted y, como consecuencia, menos tiempo para su pareja.

Aunque convertirse en padres por primera vez suele ser maravilloso, también hay momentos en los que puede ser muy difícil. Esto puede generar sentimientos de culpabilidad para los padres cuando no disfrutan cada segundo de su nueva paternidad y maternidad. Sin lugar a duda puede ser una situación muy preocupante, por ello, es importante recordar que está bien querer tomar un descanso – y hacerlo de vez en cuando.

Un bebé también puede desencadenar una situación inesperada al despertar sorpresivos sentimientos de celos. A veces los nuevos padres se sienten celosos del bebé porque piensan que está tomando demasiado tiempo de su pareja. El papá puede que se sienta como la tercera rueda de la familia. O quizás esté celoso de que él no pasa tanto tiempo con el bebé como la mamá o que no ejerce su función de padre lo suficiente. Estos sentimientos son completamente normales cuando la estructura de una familia cambia de una forma tan drástica.

Las madres tienen sus propios retos a confrontar. El embarazo cambia temporalmente el cuerpo al que habían estado acostumbradas anteriormente, un par de kilos de exceso y ojeras debido a las noches en las que no han dormido alimentando al bebé pueden hacer sentir a una mujer muy consciente de sí misma o menos atractiva a los ojos de su pareja. Algunas madres también encuentran difícil reconciliar la imagen de madre con la de una mujer sexualmente activa, por ello, pueden disminuir su interés en la intimidad.

Los cambios que puede traer un bebé afectan a más personas que a su familia inmediata. Repentinamente, familiares e incluso conocidos, tienen interminables historias y consejos sobre cómo criar a los niños. Los familiares pueden llegar a la casa sin previo aviso o establecer visitas regulares con el objeto de visitar al bebé. Justamente cuando usted tiene más que hacer de lo que cree que puede realizar, todas estas personas deciden quedarse a cenar en su casa. Aunque usted sabe que todos quieren lo mejor para el bebé, la presencia constante de estas personas a su alrededor puede hacerle sentir menos en control de su propia vida y su propio hogar.

Incluso sin todos los consejos externos sobre cómo ser padres, usted y su pareja puede que se den cuenta de que ambos tienen diversos enfoques sobre cómo ser padres – uno de ustedes puede que esté más inclinado a cargar al bebé cada vez que llora mientas que el otro prefiere dejar que el bebé llore solo un poco más. Otros problemas concernientes a la relación como por ejemplo, quién trabaja más alrededor de la casa, pueden empeorar si los padres no se sientan a conversar sobre lo que les molesta.

Aunque su bebé los ha convertido en una familia de tres, usted y su pareja todavía necesitan tiempo junto para mantener viva la fuerza de la relación. Debido a que sus vidas ahora están más ocupadas, la mejor manera de disfrutar de tiempo juntos es planeándolo. Intenten organizar “citas” semanales – reservando a una babysiter – y salgan a cenar o a ver una película. Si todavía no quieren dejar al bebé con una babysiter, hagan una cena especial en casa después de que hayan acostado al bebé.

Quedarse despiertos después de que hayan acostado al bebé también puede darles tiempo para comunicarse con su pareja diariamente. Intente disfrutar de 20 minutos al día para hablar y compartir sentimientos, pueden hacer esto mientras lavan los platos juntos o mientras se preparan para dormir. Durante los fines de semana, salgan de la casa y planeen actividades familiares, como por ejemplo visitar un museo o un parque. Incluso caminar juntos diariamente al llegar a casa después del trabajo les permitirá disfrutar de un poco más de tiempo en familia mientras que el bebé disfruta de un paseo en el cochecito. Lo más importante es que utilicen su creatividad para encontrar una forma de disfrutar juntos, bien sea encontrándose para almorzar mientras que uno de los abuelos cuida del bebé o jugando un juego de cartas antes de dormir.

Vía: KS


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *