Cómo convertir un maquillaje de día en uno de noche

maquillaje-dia-noche1

Por el día solemos elegir (aunque no siempre) maquillajes más suaves y sutiles que por la noche. Por la noche solemos maquillarnos los ojos con más intensidad e incluso, en ocasiones, atrevernos tanto con un maquillaje de ojos intenso y un potente rojo en los labios.

Para el día los colores favoritos elegidos por muchas son los ‘nude’ en los labios, acompañado de un leve rosa en las mejillas y un tono marrón  claro en los ojos. Eso las que más se maquillan, porque la mayoría elegimos un poco de delineador negro en pestañas inferiores como superiores, algo de máscara de pestañas y un poquito de rubor. ¡Y listo! Salimos con este maquillaje ya sea para trabajar, para hacer gestiones o para ir a la universidad.

Si tenéis una piel no excesivamente grasa, sino que es mixta o seca, podéis hacer que el mismo maquillaje que os habéis puesto durante el día os dure toda la noche casi intacto y con unos pequeños retoques simplemente. Las mujeres que tengáis la piel grasa, lo vais a tener algo más complicado a la hora de lograr esto, ya que los brillos son difíciles de controlar y a las pocas horas de estar maquilladas ya nos empiezan a salir por la “zona T” del rostro, es decir, frente, nariz y barbilla. Con unos polvos translúcidos arreglamos el desaguisado pero tampoco vamos a estar todo el día a base de retoques con la brocha porque llegará el momento en que nuestra piel se note acartonada.

Si queréis saber cómo convertir un maquillaje de día en uno de noche, estad muy atentas al resto de artículo que sigue. ¡En él os lo contamos todo!

Retoquemos la base

Si por la mañana hemos usado una BB Cream o una base fluida de maquillaje, podemos retocarla con un poco de corrector y una esponja tapando aquellos pequeños surcos que hayan podido salir con el paso de las horas.
Si habéis utilizado un maquillaje en crema de esos que vienen en formato tapa con su propia esponja, será mucho más fácil el retoque… Basta con aplicar un poco más de ese mismo productos en las pequeñas marcas o manchas y listo.

Maquillaje

Si tu maquillaje sigue inalterable, como por la mañana, bastará con aplicar un poco de polvo suelto con una brocha ancha y de pelo muy suelto y estarás perfecta.

No te olvides de retocar también las mejillas. El colorete es lo que más suele irse con el paso del tiempo, así que para la noche te recomendamos un color intenso en las mejillas como un borgoña bien difuminado (tampoco queremos parecer Heidi). También puedes usar por un colorete tornasolado, muy de moda este año y perfecto para las noches de verano ya que tiene ese toque de color y brillo que nos aporta mucha luz y vitalidad al rostro.

¡Vamos con los ojos!

Para el maquillaje de ojos bastará con aplicar uno o dos tonos más oscuros que lo que aplicaste por la mañana, te lo explicamos: Si por la mañana utilizaste una sombra ‘nude’ o un marrón muy claro casi color maquillaje bastará con aplicar una sombra marrón chocolate intensa y difuminarla con la ayuda de un pincel.

Si el único maquillaje de ojos que hiciste por la mañana fue el delineador, entonces puedes ponerte cualquier color encima y volver a repasar el delineado por encima después. Pero te recomendamos un ‘smokey’ o ahumado ya que es sencillo de hacer y únicamente te bastaría con el propio delineador negro. Basta con pintar una raya más ancha que la del delineado normal y luego ir extendiendo por todo el párpado móvil con la ayuda de una brocha.

Si quieres que sea un maquillaje más de noche aún siempre puedes aplicar algún ‘glitter’ en metálico: ya sea dorada, cobre o plateada. Los metálicos siguen siendo tendencia este año, tanto en sombras de ojos, como en lacas de uñas, etc.

Ahora bien, ¿cómo podemos hacer para volver a maquillar las pestañas y que no nos queden muy apelmazadas? Está el truco de las pestañas postizas. Si ponemos encima de las pestañas maquilladas las pestañas postizas y volvemos a maquillar estas estarán perfectas y nos harán una mirada aún más intensa.

maquillaje de día y de noche

Maquillaje para los labios

En los labios, si no hemos utilizado por la mañana un super labial extra mate y de un color muy intenso, seguramente al caer la noche ya no tengamos ni rastro de él. Con el paso de las horas del día hemos comido varias veces y hemos bebido por lo que el labial habrá desaparecido por completo.

Así que aquí no tenemos que retocar, sino simplemente volver a maquillar. Elige un color bonito, que vaya bien con el resto del maquillaje y píntalos con normalidad. Si quieres que te dure más, antes de aplicar el labial puedes delinear con un delineador de labios del mismo tono que el labial que vayas a utilizar y rellenar todo el labio. Así el labio se verá mejor maquillado. Si lo ves conveniente aplica un poco de ‘gloss’ en la parte central del labio inferior para así darle volumen a tu boca y que se vea mucho más jugosa y carnosa.

¡Esto es todo! Esperamos que estos sencillos pasos te ayuden en esos días donde el tiempo escasea y tienes que unir el día con la noche para algún acontecimiento o cita especial. Estos retoques te llevarán muy poco tiempo y tu maquillaje se verá como recién puesto.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *