Como combatir la flacidez


La flacidez es uno de los problemas más habituales entre las mujeres. Es verdad que el paso del tiempo hace que la piel pierda su elasticidad y aparezcan los primeros síntomas de “descolgamiento” en zonas de nuestro cuerpo como el óvalo de la cara. Pero no es el único motivo. Por ejemplo, cuando perdemos peso de forma brusca sufrimos una importante pérdida de agua y masa muscular, con lo que también aparece la temida flacidez. Y aún hay más motivos: embarazos, vida sedentaria…
¿Cómo podemos solucionarlo, o al menos evitarlo? Para empezar debemos tener en cuenta que la flacidez es simplemente una degradación de las fibras de la piel, así que los ejercicios pueden ser una buena opción para frenarla. Sí, estás pensando en que tendrás que esforzarte mucho para conseguirlo pero… existen tablas de gimnasia especiales que realmente hacen su efecto. Si lo prefieres, haz deportes como la natación, el remo o las pesas.

Otros pequeños consejos que pueden ayudarte a mantener la flacidez a raya, a parte del evidente uso de cremas reafirmantes, son tan sencillos como estos:
Hidratar bien la piel para ayudar a mantener su aspecto externo evitando que los lípidos desaparezcan. Igualmente, hidrátate por dentro y bebe suficiente agua como para que tu cuerpo no haga retención de líquidos y elimine todas las toxinas.
Cuidar la postura de nuestro cuerpo está especialmente indicado si quieres evitar la flacidez de tu pecho. Cuanto más erguida andes, mejor lo conservarás.
Evitar la ropa ajustada ayuda a que la circulación sanguínea sea mucho más fluida y esto evita que el estado de tu musculatura se degenere.
• Finalmente, acaba tu ducha con una pasada de agua fría que activará tu circulación y revitalizará tus músculos.
No existen los cuerpos ideales, pero si sigues los consejos que te hemos dado podrás controlar tu flacidez y sentirte aún más atractiva.
Imagen: Ritacueto


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *