¿Cómo buscar ayuda cuando se sospecha de un trastorno de alimentación?

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=C_j_ZYcmt9U 320 250] Los desórdenes de la alimentación, que sufren muchas mujeres y hasta incluso los hombres, son un problema que sufre también la familia y amigos más cercanos, ya que es difícil saber cómo ayudar.

Es importante definir lo que es un desorden de la alimentación, en primer lugar. Este conlleva no solo un contexto físico, sino un gran trasfondo emocional, que es necesario tener en cuenta y trabajar al hablar con estas personas. Hay mucho estrés y ansiedad de por medio, y si nos ponemos a pensar… ¿quién no tiene ansiedad o estrés en estos días? Muchas veces esto conlleva a que sentimientos y emociones dirijan nuestros hábitos de alimentación.

Los trastornos más comunes son la anorexia y la bulimia. Los daños que estas enfermedades ocasionan son tanto físicos como emocionales. Se experimenta debilidad, deficiencias nutricionales que favorecen el desarrollo de otras condiciones, como ausencia del ciclo menstrual regular, así como afecciones psicológicas como depresión, y cambios en el estado de ánimo.

Algunos síntomas que se pueden identificar fácilmente son los siguientes:

  • Perdida significativa de peso en poco tiempo y “sin ninguna razón”.
  • Fluctuaciones de peso constantes (sube y baja cantidades significativas).
  • Dieta restrictiva en tipo de alimentos o cantidades, o por el contrario, más bien come sin límite y compulsivamente.
  • Cansancio, color pálido.
  • Miedo a aumentar de peso o distorsión de la imagen.

Y ahora viene lo que parece ser más complicado… ¿cómo ayudarle y qué hacer al respecto?

  • Escuche y sea comunicativo siempre. Las personas con trastornos de alimentación generalmente se quejan de que nadie les dedica tiempo a escucharles, o se sienten discriminados o alejados en cierta forma. Lo principal es ser amable, paciente y escuchar a la persona cuando ésta quiera conversar sobre el tema. Escuche incluso si su ser querido es una persona joven o niño, ya que estos casos también son muy comunes. No ignore estos detalles.
  • No tome un papel de psicólogo o nutricionista. Recuerde que usted no debe tomar responsabilidad ni jugar el papel de analista de la persona, ya que hay personas profesionalmente calificadas para ello. La persona poco a poco debe entender que es su propia responsabilidad salir adelante.
  • Solo si luego de hablar, la persona le pregunta cuáles son sus opiniones sobre ello, entonces dígalo de manera amable, agradable y sin regaños, para darle a conocer lo que usted piensa al respecto.
  • No pierda la confianza ni haga sentir amenazada a la persona. Usted no debería ser quien le diga qué hacer o no hacer a alguien con trastornos de alimentación. Hacerle sentirse amenazado o mal, le puede realmente afectar más en su condición. Si ella o él deciden hablar con usted y confiar en usted, demuéstrele que así puede ser. El proceso de recuperación es difícil y pueden haber tropezones, pero incluso en estos casos usted debe de apoyar a su familiar o amigo.
  • No hable sobre comida o peso. El conversar sobre qué ha o no ha comido, cuánto ha perdido o ganado en peso, qué tan delgada o no se ve no es lo más recomendable. El proceso de recuperación debe enfocarse en la alimentación como una acción de todos los días que nos permite mantenernos vivos y saludables, así como todas nuestras funciones corporales. Frases como “el ganar peso te está ayudando a verte saludable” se percibe más como “te estás engordando, qué bien”. Tampoco tenga miedo de comentar sobre su forma de comer y cuidarse diariamente, por ejemplo decir “si, vieras que anoche fui a un restaurante y la carne que comí estaba deliciosa, la disfruté mucho”. Evite además observar mucho a la persona cuando está consumiendo algún alimento, así como no echar miradas entre las personas presentes.
  • Si su ser querido está en busca de opciones y programas de recuperación, déle todo el apoyo que pueda! Sea una ayuda y soporte en el proceso, así como en tratar de buscar profesionales médicos, psicólogos y nutricionistas que manejen estos casos. Tenga paciencia y transmita esto mismo a la persona. Anímelo a asistir también a grupos de personas que viven sus mismas experiencias, ya que ayuda mucho el asistir como parte del proceso de recuperación.


4 comentarios

  1.   Paulina Quiñonez dijo

    hola me llamo paulina  y sooy de chile   yo padesi esta enfermedad de la bulimia …………. la padesi un año y medio  por el cual sufri muchotodavia no he mejorado                     del  todo ya que todavia le tengo miedo a la comida……………… yo estudio fuera de casa por lo cual nadie sabe si como o no ….. mideo es lo ke tengo…………de volver a engordar por eso ahora no como casi nadasolo consumos lacteo…………………………… y he decidido ahoora a recurrir a los lacsante….es algo que no puedo controlar yo estudio por lo tanto se el daño que me estoy causando……….eso era   ojala respondan con algun consejo…..ya que nadie lo sabe mas ke usted.gracias por escuchar me despido atentamente.paulina quiñonez.

  2.   Dolores dijo

    Hola Paulina, antes que nada queria agradecerte que hayas confiado en MujeresconEstilo.com para contarnos lo que te ocurre. No puedo opinar de una enfermedad tan grave como la que estas padeciendo sin tener más datos, lo que si puedo aconsejarte es que recurras a un centro de ayuda contra esta enfermedad, psicologos que te puedan contener o alguna persona de tu entorno que te ayude. El que estes todo el día estudiando no tiene que hacerte olvidar de comer y mucho menos si ya sabes que lo que estas haciendo está mal. Espero que mi consejo te haya sido de gran ayuda y solo lo que puedo decirte, de amiga a amiga, es que no te dejes vencer y sigas para adelante. Un saludo y sigue leyendo MujeresconEstilo.com!

  3.   manuel dijo

    para tener amigas

  4.   lisbeth padilla dijo

    hola necesito ayuda yo pierdo peso a pesar de que como 6 comidas al dia estoy casada y tengo 4 bebes y antes de casarme y tener hijos estaba mas llenita y yo batallaba para mi peso y haora no puedo tener subir peso alguien me puede ayudar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *