Cómo bañar a mi gato si no quiere

Gato con temor al agua

¿No te ha pasado que quieres darle un baño y él se resiste? Los gatos son bastante asustadizos y para el momento del agua pueden serlo todavía más. Es cierto que en algunos casos sí que parece entusiasmarles pero no siempre nos encontramos con ellos. ¡Vamos a descubrir cómo bañar a mi gato si no quiere!

No va a ser una tarea nada sencilla, por eso debemos tener mucha paciencia. Porque si la perdemos entonces no conseguiremos el resultado final que queremos. Así que, necesitas de unos pasos previos antes de entrar en acción, para que tu mascota se confíe por completo. ¡Es un pequeño engaño pero resultará más práctico!

Cómo bañar a mi gato: Intenta relajarlo

Este es el paso previo al baño en sí. En él tenemos que intentar que se relaje, que esté calmado y disfrutando. Por eso, antes de enseñarle que la higiene es muy necesaria y también bajo el agua, debemos jugar un rato con él. Ya sabes que en dicho juego las caricias y los abrazos tienen que ser protagonistas. Ahí tu paciencia tendrá que comenzar a hacer acto de presencia. Dedícale unos minutos de tranquilidad para que se confíe y que el momento que viene a continuación no sea tan traumático.

Trucos para lavar gatos

Apuesta siempre por el agua tibia

Ya que quizás no le va a gustar el baño que le tienes preparado, por lo menos que encuentre el agua a unos buenos grados. Por ello, siempre tibia, alrededor de los 30 grados será más que perfecto. Porque uno de los primeros problemas será que en los meses más fríos, el animal pueda estar a gusto esos minutos que estará empapado. Es una manera de pensar en el momento del baño pero también en su salud.

Juega con el agua

A veces es mucho mejor dedicarle tiempo a los juegos y a nuestra mascota antes que pasar a la acción directamente. Por eso, te diremos que abras el grifo, que juegues un poco con el agua, para ver si el gato se acerca. Porque con lo curiosos que son no es de extrañar que también se acerque al chorro. Ser ahí cuando puedas aprovechar para intentar acariciarlo con las manos mojadas. Porque si le echamos agua, saldrá disparado. Siempre es mejor usar poca agua, sobre todo al principio y apostar por cepillar su pelo con un cepillo mojado. Pero hazlo todo poco a poco porque los movimientos bruscos lo asustarán todavía más.

Bañar a mi gato

Evita que el agua llegue a sus ojos y orejas

Cuando ya nos hemos apoderado de él, siempre con calma y paciencia, intentaremos que esté lo más relajado posible. Aunque no siempre lo conseguiremos y hay que mentalizarse. Pero dentro de lo que podamos sujetarlo sí que iremos cepillando su pelo como antes mencionamos o dándole suaves masajes para no alterarlo. Recuerda usar un gel especial para ellos porque el nuestro nos les favorece en su PH. Debemos ir enjabonando todo su cuerpo, comenzando desde las patas e ir subiendo, pero no su cabeza, ojos y orejas. Lo mejor es pasarles unas toallitas húmedas, con el propósito de que en dichas zonas no les caiga agua que pueda derivar en ciertas infecciones.

Envuélvelo en una toalla

Después de enjabonar y aclarar, llega el momento del secado. Para ello, nada como envolverlo en una toalla, pero siempre con mucha suavidad y seguiremos con las caricias y las muestras de cariño en todo momento. Intentaremos secarlo lo máximo posible antes de que se escape para sacudirse, que es también probable que ocurra. Aunque es cierto que el ruido del secador les puede generar más miedo, siempre puedes probar con una temperatura normal para que se seque antes y sobre todo en los meses de invierno. Al final del proceso es conveniente premiarlo con alguna golosina especial para ellos. Así sabrán que no es tan malo como se pensaban. ¡Bañar a mi gato puede ser más sencillo!


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)