Cómo ayudar a un padre de un niño con necesidades especiales

ayudando a padres con niños con necesidades especiales

Ser padre o madre de un niño con discapacidad o necesidades especiales no es nada fácil. Tienen una vida más complicada con estrés y preocupaciones extras. Por eso, si conoces a alguien que tiene un hijo con discapacidad, lo mejor que puedes hacer por esa persona es preguntarte: “¿cómo puedo ayudarle?”

Hay muchas maneras en que puedes marcar la diferencia sin cambiar tu vida o hacer cosas que son demasiado o que no te corrresponden. Si realmente quieres ayudar a un amigo o familiar que tiene un hijo/a con necesidades especiales, no te pierdas los siguientes consejos.

¡Así puedes ayudar!

  • Ofrécete para cuidar a sus hijos. Si está dentro de tu zona de comodidad y habilidad, dale a tus amigos un descanso cuidando a su hijo con necesidades especiales durante una hora, una noche o incluso un fin de semana. Esto se llama cuidado de descanso, y es un regalo extraordinario.
  • Paga la cuenta. Los préstamos son probablemente una mala idea por muchas razones, pero cuando puedas, es genial pagar la cuenta para una comida, una cerveza o incluso una cena.
  • Dale a los hermanos un regalo especial. Muchas personas con niños con necesidades especiales suelen tener niños en desarrollo que también necesitan atención. Cuando puedas, considera sacar a los hermanos de un niño con necesidades especiales para una merienda, o incluso llevarlos a sus eventos deportivos y animarlos. Es una excelente manera de construir una relación y al mismo tiempo darles un poco de tiempo a mamá y papá.

nena con necesidades especiales

  • Interactúa con el niño con discapacidad. No seas esa hermana, prima o padre que mira fijamente a un niño con necesidades especiales y pregúntate cómo interactuar con él. En lugar de esto, lee un libro, mira un video, o busca la manera de poder interactuar con el pequeño.
  • Escucha. No te costará nada estar al lado de esos padres que necesitan hablar, desahogarse o incluso a veces, llorar.
  • Da un paseo. Dale al padre o a la madre de un niño con necesidades especiales la oportunidad de salir al aire libre y hacer un poco de ejercicio con un amigo o ser querido.
  • Sé positivo. Es muy fácil hablar negativo cuando se habla de un niño con necesidades especiales. Sin embargo, en lugar de girar en espiral hacia abajo, haz lo mejor para acentuar lo positivo. Dile a tu amigo o ser querido que están haciendo un gran trabajo y señala algunos de los resultados realmente positivos que seguramente están viendo.
  • Evita la compasión. Aunque a veces es difícil imaginar los desafíos de la crianza de niños con necesidades especiales, la compasión no ayuda. De hecho, la compasión puede reforzar frustraciones y sentimientos de aislamiento. Evitarlo es la opción más saludable.
  • Establece un ejemplo para la inclusión.  Muestra a otros cómo se hace la inclusión encontrando maneras de incluir al niño con necesidades especiales de tu amigo en las actividades ordinarias. Si es necesario, adapta las circunstancias. Por ejemplo, si al niño con necesidades especiales le cuesta subir a la parte superior de un tobogán, dale una mano. Si no puede mover por sí mismo un columpio, dale un empujón. Si ella no entiende las reglas de un juego, simplifica el juego. ¡No es tan difícil como parece!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.