Cómo afrontar una pareja la crisis provocada por la llegada de su primer hijo

Crisis

La llegada de un hijo siempre supone un cambio drástico para la vida de una pareja. Sin no se sabe gestionar como se debe, es muy posible que los cimientos de la relación comiencen a resquebrajarse de una manera peligrosa. El nacimiento de un hijo supone sin lugar a dudas una prueba de fuego para los progenitores.

El saber gestionar la novedosa situación puede ayudar a fortalecer la relación y poder disfrutar de manera plena del hecho que supone el tener un hijo. En el siguiente artículo te mostramos las causas o los motivos por lo que una pareja puede flaquear ante la llegada de su primer hijo y qué hacer para remediarlo.

La crisis de la pareja tras el nacimiento de su primer hijo

Cada pareja afronta la posible crisis de diferente manera. En algunos casos se suceden las peleas o reproches de una manera constante, mientras que en otros casos se llega a producir un alejamiento a nivel emocional. Sea como fuere, esto no es para nada bueno para la relación, provocando un importante deterioro en la misma.

Si la cosa no se soluciona, es probable que el citado malestar acabe por perjudicar de manera negativa a toda la familia. Para evitar esto, es importante dar con las causas que provocan tal malestar y actuar para que el núcleo familiar no se vea dañado en ningún momento.

Causas de la crisis en la pareja por la llegada de un hijo

  • La primera de las causas se suele deber a aspectos personales de ambos progenitores. En el caso de la madre hay que señalar que el cuerpo de la misma ha experimentado cambios importantes al igual que su estado emocional. En el caso del padre, la responsabilidad es mucho mayor sobre todo a la hora de tener que cuidar a un niño pequeño.
  • Otro de los motivos de las crisis puede deberse a un cambio radical en las rutinas del día a día. Tener un bebé supone tener que cambiar la vida por completo y centrarse por completo en el bienestar del bebé. Los padres apenas tienen tiempo para ellos mismos y para poder desconectar.
  • Una de las causas más frecuentes por las que las parejas discuten al tener su primer hijo se debe al reparto de tareas domésticas. En muchas ocasiones no hay equidad a la hora de repartirse los diferentes quehaceres dentro de la casa y ello acaba en fuertes conflictos.
  • No cabe duda que los cuidados del bebé se convierte en la actividad más importante dentro de la pareja. Ello supone que el tiempo de la pareja se vea relegado drásticamente. Los momentos de disfrute de la pareja desaparecen casi por completo y ello repercute de manera negativa en el buen devenir de la relación.

pareja-crisis-t

Qué hacer para evitar momentos de crisis tras el nacimiento del primer hijo

  • Es bueno que los futuros padres se informen antes del nacimiento, de todo lo que conlleva el tener un bebé.
  • No pasa nada por sentarse, hablar y comenzar a organizar las diferentes tareas a las que deberán enfrentarse cuando nazca su hijo. Es una manera bastante eficaz de evitar posibles conflictos y peleas.
  • Es importante que cada progenitor disponga de un poco de tiempo libre, para poder desconectar durante unos minutos de la responsabilidad que supone cuidar a un bebé.
  • Si resulta necesario, no pasa nada por pedir ayuda a amigos o familiares. En ocasiones dicha ayuda es esencial para evitar situaciones de estrés o de ansiedad.

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.