Cómo afecta a los niños las peleas en la pareja

 

discusion-padres_0

A veces los grandes perjudicados en una pareja conflictiva que se pelea a todas horas del día son los niños. Pelearse de manera habitual con la pareja afecta de una manera negativa al aspecto emocional de los menores.

No es para nada bueno que los niños vean como sus padres discuten continuamente a base de gritos y de insultos. En el siguiente artículo te explicamos cómo puede llegar a afectar a los más pequeños los problemas y los conflictos en una pareja.

Los conflictos en la pareja

El pelearse y discutir a todas horas del día no solo afecta a los cónyuges, también a los propios hijos. Si los niños ven a sus padres pelearse como algo habitual, es probable que terminen por imitar dicha conducta con los demás. Es normal que los niños que viven en un ambiente de discusiones y peleas, terminen por desarrollar ciertos comportamientos basados en la ira o en la agresividad.

Cómo afecta a los niños los problemas de pareja

Aunque muchos padres lo desconozcan, los bebés ya son capaces de captar diferentes tipos de emociones que se produzcan dentro de la pareja. Es por ello que si en el ambiente se respira agresividad y mucha tensión a todas horas, el pequeño es capaz de sentirlo aunque no sea capaz de hablar. Con el paso de los años, las peleas y las discusiones continuas afectan de manera emocional a los menores, llegando a influir de una manera negativa en su desarrollo.

Los expertos en el tema, aconsejan en todo momento que por tanto los padres eviten el mantener una discusión delante de los niños. Si por desgracia ello ocurre, los padres deben solucionar tal problema delante de los pequeños para que la pelea no les llegue a afectar a nivel emocional.

Lo importante es que el niño puede entender que el problema se ha solucionado y que no volverá a ocurrir. Es bueno el sentarse con el menor y explicar de una manera calmada que ello no volverá a suceder y que el conflicto no se ha debido al niño y que no es responsabilidad suya.

pelea

Qué hacer ante los conflictos continuos

Muchos padres se niegan a terminar una relación por el temor de lo que le pasará a sus hijos. Si las peleas no terminan y se producen de una manera habitual, lo mejor y más aconsejable es el poner fin a la pareja y evitar de esta manera que los niños se vean afectados emocionalmente. No es nada bueno que un menor crezca en un hogar en el que las discusiones están a la luz del día. Con el tiempo, ello va a generar sentimientos de agresividad y de ira y estados de ansiedad y de miedo que va influir de una manera negativa en el desarrollo y crecimiento del niño.

Si la pareja piensa que todavía pueden salvar su relación, es aconsejable el acudir a un especialista que sepa poner fin a tales problemas. Lo importante es sin lugar a dudas el conseguir un hogar en el que el niño pueda crecer aprendiendo buenos valores y que las peleas de sus padres no influyan de una manera negativa en el desarrollo de su personalidad.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.