Comida Rápida

Comida RápidaTodas sabemos que tan malas pueden resultar para nuestro organismo las conocidas (y ricas también) comidas rápidas o “fast food”.

Este tipo de comidas son muy ricas, pero a la vez con cada bocado, incorporamos muchisímas calorías, grasas y cero nutrientes. Con este artículo no te estamos “prohibiendo” que comas este tipo de comidas, sino que moderes el consumo y optes por otro tipo de comidas. Y si tienes niños, todas sabemos lo mucho que ellos gustan de este tipo de comidas. Trata de que su comida diaria no se base en este tipo de alimentos.

Lo que queremos decirte con este artículo es que las comidas rápidas (o “fast food”) no están tan prohibidas… Veamos porque:

Evita las patatas (o papas fritas)

Todos sabemos más o menos qué alimentos son saludables y cuáles no, y también sabemos que en ninguna dieta deben faltar los vegetales y las frutas. Sin embargo, en muchas ocasiones, el ritmo frenético de la vida moderna nos hace abandonar nuestros bienintencionados planes nutricionales y echar mano a una hamburguesa porque, claro está, es mucho más sencillo que preparar un plato de verduras.

Pero aquí viene la buena noticia: “la comida rápida no está prohibida si recurres a ella sólo alguna que otra vez y si optas por un menú saludable. La mala noticia es que las patatas no forman parte de la lista de alimentos recomendados. Para que puedas elegir bien la próxima vez, te proporcionaremos una mini-guía de comida rápida.

“Kebab”, “sushi” y otras recetas

Si te decides por un “kebab”, elige el de pollo o pavo, es decir, el de carne magra. Además de los vegetales frescos y crujientes, lo mejor del “kebab” es el “tzaziki” o salsa con ajo, que entre otros compuestos, contiene alicina, un estimulante de la circulación sanguínea. Otra comida rápida saludable es el “sushi”, un plato tradicional japonés a base de pescado, que contiene ácidos grasos insaturados, proteínas, hierro y potasio. Además, el “sushi” siempre se sirve con una guarnición de jengibre, que regula los niveles de colesterol. Ahora bien, si lo que de verdad quieres es una hamburguesa, está muy bien, pero trata de evitar el menú que lleva doble ración de carne. Lo positivo de la hamburguesa es que el pepinillo contiene ácido silícico, que regenera el cabello, las uñas y la piel, y la mostaza ayuda a quemar las grasas. La carne contiene, entre otras sustancias, vitamina A, que es buena para la vista; vitamina B12, que promueve la división celular; hierro, el mineral que transporta oxígeno en la sangre; y flúor, un elemento fundamental para la salud de huesos y dientes. ¿Te apetece comer algo?

Nota realizada por NIVEA para Mujeres con Estilo como vos!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *