Comenzar a entrenar sin abandonar al poco tiempo

Con la llegada del año nuevo, son muchas personas las que se proponen como propósito hacer más ejercicio. Es uno de los propósitos clásicos en esta época del año. Seguro que conoces algún caso, incluso puede que tu mismo, te hayas hecho socio de un gimnasio y has dejado de ir después de una o dos semanas.

Por ello, en este artículo queremos contaros algunos trucos para lograr realizar ejercicio sin abandonar al poco tiempo. De manera, que si os interesa no os perdáis lo que continúa.

El sedentarismo se ha vuelto en algo muy habitual en la vida de un gran número de personas, esto se debe al trabajo y al ritmo de vida actual. La cuestión es que este tipo de vida influye bastante en aumentar las probabilidades de una mala salud e incluso la mortandad.

Claves o trucos para comenzar a entrenar

Debemos vincular el moverse con el placer y el no moverse con dolor.

Hay que tener en cuenta, que a lo largo de la historia, hacer ejercicio ha estado relacionado con conseguir algo en concreto o evitar algún peligro. Estamos hablando de supervivencia, de conseguir comida, buscar lugares, etc. En el mundo moderno podemos conseguir todas estas cosas de manera sencilla desde el sofá de nuestra casa o conduciendo hasta la puerta de algún lugar.

Cuando no existe la necesidad de moverse, el cuerpo está programado para reservar energía.

Ahora bien, debemos ser conscientes de que aunque ahora no tenemos la necesidad de movernos para sobrevivir, en realidad nuestra salud sí depende de que hagamos ejercicio a diario o a menudo. Pero para que nuestro organismo lo entienda, debemos hablar su mismo idioma. Podemos comenzar probando a imaginarnos enfermos, demacrados, sin autonomía, exagera lo mal que podrías estar. Debe ser una imagen lo suficientemente potente para hacerte levantar del sofá. Hará que suene una alarma interna. Es como cuando se tiene un examen pero realmente no se estudia hasta que se ve que no queda a penas tiempo para la fecha.

Al mismo tiempo que creamos esta imagen, debemos tener algo que ganar o perder. Puede servirte hacer deporte con algún amigo, o pedirle a alguien que si no haces deporte insista y anime. Publica fotos en las redes sociales de tu entrenamiento, asigna tareas extra si no haces ejercicio (algo que puedes establecer con las personas que vivas para motivaros unos a otros), etc. Cualquier cosa que se os ocurra es válida.

También, si el propósito es correr o ir en bicicleta, podéis poner como recompensa llegar a algún sitio concreto que os reporte satisfacción, como por ejemplo ir a ver a alguna persona o lugar y volver al punto de origen.

Otra motivación extra puede ser darnos recompensa si logramos nuestros propósitos, como por ejemplo una cena especial, un masaje, un baño, etc. Esto es algo útil sobre todo al principio ya que después nuestro organismo sentirá un subidón después del ejercicio y los premios no serán ya necesarios.

Deja de lado ciertas creencias.

Hacer ejrecicio

Si antes de comenzar ya pensamos que no vamos a conseguirlo, nos estaremos saboteando. Lo importante es hacer algo de ejercicio aunque sea breve.

De manera, que no te sabotees y comienza a entrenar. Empieza poco a poco y crea la costumbre antes de acelerar el ritmo, aumentar los tiempos de ejercicio e incluso los días de entrenamiento.

Haz que entrenar vaya de la mano de una sensación agradable

Hay dos factores importantes para lograr movernos: la utilidad y que sea agradable. Conforme entrenamos nuestro organismo genera dopamina y ello nos proporciona una sensación agradable durante el esfuerzo. Al principio esto no es así, la sensación las primeras semanas de entrenamiento no es agradable debido al cansancio que viene acompañado, la falta de aire y el dolor de las agujetas al día siguiente. Por ello es importante cómo comenzamos a entrenar.

Debemos responder a las siguientes preguntas para comenzar a entrenar de manera adecuada:

¿Qué tipo de actividad física te gusta más realizar? Quizá no te guste correr, pero estarías practicando algún deporte como fútbol o baloncesto a menudo. Esto se debe a la percepcion de lo que es agradable para cada uno. De manera que comienza a hacer ejercicio por aquellas actividades que más te gusten, así el cuerpo se acostumbrará a moverse.

¿Hay algún lugar de tu entorno que te resulte agradable en particular? Quizá un parque, una montaña, un lago, etc. Realizar ejercicio en un lugar que de por sí nos agrada es un plus para realizar ejercicio.

¿Hay algo que te guste y puedas añadir a tu práctica de ejercicio? Por ejemplo, entrenar con música o viendo una serie de televisión, etc. De esta manera estaremos añadiendo otra actividad que nos resulta agradable a la práctica de ejercicio. Además, se genera una asociación de anticipación ante realizar una actividad que nos gusta.

Se coherente con tu cuerpo

Entrena en ayunas o después de que hayan pasado al menos dos o tres horas desde la última comida. Esto nos ayudará porque genéticamente nuestro organismo está programado para moverse para buscar comida y por lo tanto nos costará menos entrenar en estas condiciones.

Quizá pueda interesarte: Ayuno intermitente, ¿Es beneficioso? ¿Cómo hacerlo?

Realiza entrenamiento funcional siempre que sea posible

Los movimientos de levantar peso sin más o correr sin más, son incoherentes para nuestro cuerpo. Lamentablemente en la actualidad, no se necesita mucha actividad física para desarrollar nuestras necesidades básicas, por lo que tenemos que simular estos movimientos con el entrenamiento. 

También debemos tener en cuenta que debemos entrenar todos los grupos de músculos por igual, lo de entrenar solo en tren inferior o superior debemos dejarlos de lado.

Hazlo, no le des más vueltas

No de lo plantees, cámbiate de ropa y haz ejercicio. Si planeas cuando será el mejor momento acabarás por posponerlo y no hacer nada.

Si todo lo leído hasta el momento te convence, comienza ahora mismo a moverte, verás como poco a poco vas a acostumbrarte a hacer ejercicio y tu cuerpo te pedirá esos ratitos de ejercicio.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.