Combate la dermatitis infantil con remedios naturales

 

La hipersensibilidad en la piel de los más pequeños puede producir eccemas en su piel (junto con todas las consecuencias que eso conlleva: picor, enrojecimiento, etc.). Ahora en verano, este problema puede ser aún peor debido al calor por lo que no queremos dejaros solas antes esto y daros una serie de soluciones y remedios naturales para combatirlo.

La dermatitis atópica es una afección de la piel que se caracteriza principalmente por la aparición de erupciones escamosas. Estas suelen ser marcas de color rosado que vienen acompañadas casi siempre por un picor y escozor bastante molesto (si es molesto para adultos, imaginaros para los más pequeños…). Esta dermatitis atópica o eccemas son causados por una hipersensibilidad en la piel, es decir, una alergia que inflama la zona o zonas afectadas.

Los niños más afectados son los bebés, que debido a sus bajas defensas y al contacto de primeras con productos nuevos para ellos, como pañales, lociones, geles, etc., se les irrita antes la piel pudiendo provocar en ellos este tipo de erupciones. De la misma manera, podemos hablar del ambiente en el que se vea rodeado el menor. Los elevados índices de contaminación pueden generar problemas cutáneos.

A continuación, vamos a detallaros una serie de remedios naturales para tratar este tipo de dermatitis en tus hijos. Son soluciones bastante fáciles de llevar a cabo y están al alcance de todos.

¿Qué podemos hacer ante esto?

  • Limpiar la zona afectada. Debemos limpiar a diario la zona o zonas afectadas, sobre todo ahora en verano que sudan más. Si la dermatitis es severa lo que haremos será limpiar la piel con una tela de algodón empapada en agua mineral o manzanilla. A continuación, aplicaremos una loción calmante 100% natural y para pieles atópicas que disminuirá considerablemente los picores.
  • Usa aceites vegetales. De lo que carecen estas eccemas es de hidratación por lo que hay que hacer hasta lo imposible por mantener esas zonas afectadas hidratadas. Para ello, una buena forma de retener la humedad e hidratación de la piel es aplicando algún aceite vegetal natural. Los que mejor van para ello son el aceite de ricino, de rosas o almendras.

  • Evita el contacto con el agua de grifo. El agua de grifo contiene mucho cloro y reseca bastante la piel incrementando así el picor y escozor de las zonas afectadas. Es por eso por lo que recomendamos usar agua mineral, si es para bañar al bebé, ya que su composición mineral es mucho más ligera.
  • Mantén un ambiente limpio. Mantén a tu pequeño fuera de ambientes contaminados o cargados de humo de tabaco. La polución del aire es super perjudicial para la piel, sobre todo para la de los menores.
  • Utiliza jabones hipoalergénicos. Para ello lo mejor es acudir a la farmacia o parafarmacia de confianza para que nos aconsejen esos geles y champús con pH neutro. De esta forma, evitaremos irriral la piel con componentes químicos.
  • Utiliza ropa de algodón. La mejor ropa que puedes utilizar en estos casos es aquella hecha con algodón natural. Es un tejido transpirable que permite respirar a la piel, sobre todo en esta época del año.
  • Evita el estrés en el niño. Los entornos relajados, sin prisas y alejados del estrés diario serán aquellos que más favorezcan a los niños con dermatitis.
  • Cuida su alimentación. Si el niño tiene dermatitis y ya puede comer de todo, lo mejor que puedes hacer para su bienestar y salud es ir eliminando ciertos alimentos: azúcar blanco, embutidos, fritos, cacahuetes,… Por otro lado, busca alimentos que favorezcan su sistema inmunitario, como por ejemplo las zanahorias, los cítricos o las verduras frescas en general.
  • Que el niño no note tu preocupación. El exceso de preocupación sobreprotección puede llevarte a aplicar medidas drásticas por lo que es mejor confiar en el proceso natural que tiene el cuerpo para recuperarse de casi cualquier afección. El sistema de defensa de los menores aún están fortaleciéndose y necesita de tiempo para completarse.

Cómo detectar los síntomas de la dermatitis atópica o eccemas

  • La sequedad de la piel es de los primeros síntomas que veremos en esta dermatitis atópica. Por ello es importante, que la piel esté siempre hidratada.
  • Pueden aparecer ampollas.
  • La piel de alrededor de las ampollas puede enrojecerse y/o inflamarse, produciendo escozor.
  • Existe un fuerte picor y descamación de la piel.

Si empiezas a notar estos síntomas en tus hijos, no dudes en acudir previamente a tu médico de cabecera.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *