Alergia al sol

Persona con alergia al solEn la época del año en la que nos encontramos las exposiciones solares son mucho más habituales y se convierten en algo casi imposible de evitar. Por esta razón aumentan de manera exponencial también la alergia al sol. La alergia solar es una reacción del sistema inmune ocasionada por la sensibilidad que se tiene a la luz del sol; fenómeno que se conoce como fotosensibilidad.

La reacción alérgica se produce cuando la piel está expuesta directamente a la luz solar y el organismo actúa de forma anormal a esa exposición. A día de hoy muchos investigadores no han dado una razón científica de por qué les ocurre esto a cierto número de personas.

La explicación más común a la alergia al sol es que el sistema inmunológico trata a la piel expuesta al sol como una sustancia rara y extraña y activa su mecanismo de defensa contra ella, causando las molestias reacciones alérgicas. Es esta época de altas temperaturas y clima veraniego nuestra piel sin quererlo sufre una mayor incidencia de rayos solares, una exposición que para las personas alérgicas les produce una serie de manchas y úlceras en la piel.

A pesar de no saber cuáles son las razones por las que aparecen estas manchas, debemos ser conscientes de que incluso usando protectores solares pueden aparecer las úlceras e imperfecciones. La alergia al sol puede aparecer de manera temporal y que tan sólo afecte a la persona unas horas, o por el contrario puede volverse una reacción alérgica crónica requiriendo entonces una intervención médica.

 Síntomas de la alergia al sol

  • Urticaria: la urticaria son las pequeñas elevaciones de la piel, se encuentran dos tipos de urticarias que dependerán siempre de la forma y las características. Las más pequeñas y comunes suelen tener un tamaño entre 1 y 3 mm y suelen aparecer muchas a la vez. Mientras que las menos comunes se forman como lesiones costrosas conocidas como pápulas edematosas.
  • Placas: son aquellas lesiones inflamadas que varían de 1 cm hasta 30 cm.
  • Alergia ulcerosa: se refiere a la combinaciones de pápulas y úlceras de diferentes tamaños.

 Causas de la alergia al sol

Aunque la causa primaria se desconoce, se sabe que el 75% de los casos es por exposición a rayos UVA, el 10 % a los rayos UVB y el resto a una combinación de ambos. Existen varias teorías por las cuales se producen estas alteraciones en nuestra piel, una de ella es que los UVB debilitan nuestro sistema inmunitario, por esta razón se produce esta reacción alérgica cuando estos rayos inciden en nuestra piel.

Se ha confirmado que las personas con una piel muy sensible presentan en sus células de la dermis grandes cantidades de radicales libres. Éstos, estimulan la creación y producción de una molécula que es la causante de la inflación. Por último, se estudia la posibilidad de que las personas con deficiencia de vitamina E, C o antioxidantes producen más cantidad de reacciones típicas de la alergia al sol. Esta teoría se corrobora cuando esa misma persona empieza a consumir más vitaminas y antioxidantes y las inflamaciones de la piel disminuyen.

pastillas

Prevención y tratamiento de la alergia al sol

Normalmente la persona que sufre de alergia al sol busca aliviar rápidamente los síntomas, por lo que recurre a productos que reduzcan las manifestaciones típicas de inflamación y enrojecimiento, para ello, lo más común es echar mano de corticoides y antihistamínicos para aliviar el picor.

Pero esto no cura la enfermedad, tan sólo la enmascara, por lo que hemos de enfocar el tratamiento a su cura. En primer lugar tomaremos medidas preventivas:

  • Hay que evitar el mayor problema, es decir, el sol. Usaremos sombreros, ropa y protectores solares.
  • Se debe acostumbrar la piel poco a poco a estar en contacto con el sol, por lo que lo haremos paulatinamente. Una recomendación es estar bajo supervisión de un especialista y someterse a alguna sesión de fototerapia. Para acostumbrar la piel a los rayos UVA y UVB.
  • Es preferible no utilizar desodorantes, cosméticos y perfumes cuando se está expuesto al sol.
  • Hay que obligarse a consumir antioxidantes, así como aceite omega 3. Ya que ayudan a apaciguar los síntomas de la alergia al sol.

Remedios naturales para combatir la alergia al sol

Aloe Vera

Aloe Vera para combatir la alergia al sol

El aloe vera alivia muy bien las rojeces y las inflamaciones, y para sacarle el mayor partido recomendamos hacer un preparado a base de gel de aloe vera, aceite de oliva, esencia de geranio y zumo de limón. El geranio apartará a la mezcla que sea apta para la piel y el limón la conservará. El añadir esta pasta a las inflamaciones reducirá y desinflamará las zonas irritadas.

Pepino

pepino para aliviar la alergia al sol

Lo ideal es triturar un pepino y aplicar la pasta resultante sobre las erupciones. Esto calmará la sensación de ardor y frenará las erupciones.

Patata cruda

Rallando una patata cruda y colocándola sobre las partes más afectadas esto ayudará a desinflamar y refrescará el dolor y la irritación de la piel.

Vinagre

Si empapamos un paño de algodón o una toallita en vinagre, y la aplicamos sobre la zona afectada, nos calmará al instante y reducirá la rojez de inmediato.

Leche de coco y yogur

Por último, un remedio que es de uso oral, es decir, mezclando yogur con leche de coco a partes iguales y tomándolo nos ayudará a calmar nuestro organismo y a tranquilizar los picores de la piel.

La alergia al sol muchas de las ocasiones pasa desapercibida, nos aparecen manchas en la piel sin saber cuál es la verdadera razón. Por ello, si uno cree que puede tener alergia al sol no debe dudar en acudir a un especialista para que le tenga en observación durante una temporada y le de los consejos apropiados para combatirla.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *