Cocinar el microondas: ventajas y peligros para nuestra salud.

Hoy día, hay pocas cocinas que no dispongan de un microondas entre sus electrodomésticos. Son muchos los hogares que le dan uso, no sólo para calentar sino también para cocinar. Y cada vez son más los utensilios y las recetas que surgen en torno a este electrodoméstico.

Sin embargo, la polémica de si es bueno su uso o no está vigente desde hace años. Es probablemente uno de los electrodomésticos que más da que hablar.

En el presente artículo vamos a recoger algunos argumentos a favor de su uso y otros en contra, así como algunas recomendaciones para sacarle el mayor beneficio al microondas sin perjudicar a nuestra salud en el proceso.

Los puntos más importantes para saber cómo utilizar correctamente un microondas, pasan por saber cómo funciona, qué le sucede a los alimentos, que repercusiones puede tener en nosotros y qué cosas nunca deberíamos cocinar o calentar en el microondas.

Funcionamiento de los microondas

Este electrodoméstico, como otros inventos, fue fruto de un experimento fortuito. Su inventor, estaba realizando unas investigaciones con el radar y se dio cuenta que una barra de chocolate que llevaba se había derretido. Viendo ésto, colocó unas semillas de maíz junto al magnetrón y obtuvo palomitas. Poco tiempo después, el microondas hacía su aparición.

Su funcionamiento se debe a las ondas electromagnéticas que produce un magnetrón. Éstas colisionan con las moléculas de agua de los alimentos aumentando su temperatura y calentando o cocinando el alimento en sí.

Una vez en funcionamiento, estas ondas se dispersan y rebotan en todas las direcciones dentro del microondas, mientras el plato giratorio ayuda a que dichas ondas lleguen a todos los puntos del alimento. 

Pero quizá lo más llamativo de este proceso es la rapidez con que se calientan o cocinan los alimentos, algo que presenta una gran ventaja de cara al ritmo de vida actual de las personas.

La relación entre el cáncer y la cocina en microondas

Quizá la gran pregunta o el gran debate en torno al microondas sea si la radiación que produce puede aumentar las posibilidades de padecer cáncer.

Las ondas que emiten estos electrodomésticos, son un tipo de radiacción no ionizante, es decir, que excita una molécula incrementando su temperatura pero no cambia su estructura química. 

Si nuestro microondas está en buen estado, las ondas no llegan a entrar en contacto con nuestros cuerpos. Y en caso de que no tuviéramos el electrodoméstico en buen estado, hay estudios que respaldan que dichas ondas no alcanzan a ir más allá del entorno del propio aparato, lo que vendrían a ser unos 30 cm en rededor.

Teniendo en cuenta estos estudios y la información que se obtiene de los mismos, vemos que un microondas no emite radioactividad y, por tanto, no aumenta el riesgo de padecer cáncer. 

La desnaturalización de las proteínas causadas por el microondas

Pollo con brócoli y champiñones

¿Qué es la desnaturalización de las proteínas? No es otra cosa que el resultado de exponer cualquier alimento a fuentes de calor haciendo que las proteínas pierda su forma tridimensional aunque conserven sus aminoácidos. Realmente no es algo único del microondas, cualquier proceso de calor sobre un alimento va a producir dicha desnaturalización, produciendo cambios en los alimentos como textura o color. 

Este proceso es necesario en muchos alimentos para conseguir que nuestro organismo digiera estas proteínas sin dificultad.

Ahora bien, el microondas en concreto lleva este proceso un poco más allá haciendo que los productos pierdan algo más de valor nutritivo que con otras formas de cocinado o de calentar alimentos. Aunque no es algo muy notorio. 

Ventajas y desventajas de la cocina en microondas

Ventajas

La gran ventaja es la celeridad con qué podemos cocinar en este electrodoméstico. O la posibilidad de preparar batch cooking para varios días y solo tener que recalentarlo. Ésto es algo que muchos hogares agradecen para poder comer bien dentro de la ajetreada rutina semanal.

En especial, hay muchos vegetales que cocinados en microondas conservan mejor sus nutrientes al ser sometidos a un proceso rápido de cocinado. 

Desventajas

Por otro lado, hay alimentos que pierden sus nutrientes, como algunas frutas. En estos casos hay que recordar que cuánto más rato estén dentro del microondas más nutrientes perderán. 

Algunos alimentos pueden calentarse o cocinarse de manera irregular y por tanto podemos notar algunas zonas más frías o menos cocinadas respecto a otras del propio alimento. Por ello os damos más abajo unas recomendaciones.

Alimentos que es mejor no meter en el microondas ni para cocinar ni para calentar

ajo para las uñas

Hay ciertos alimentos que no merece la pena cocinarlos en el microondas ya que sufren algunos cambios estructurales. Dichos alimentos suelen ser los ricos en antioxidantes, ácidos grasos y algunas proteínas animales.

Ajo: Al cocinar con ajo en el microondas, este alimento pierde su potencial anticancerígeno (la alisana). Por lo que si quieres dar un toque de este alimento, mejor una vez el plato salga del microondas.

Brócoli: hay estudios que señalan que cocinar este alimento en microondas supone perder casi el total de sus antioxidantes. Por lo que si quieres consumir todos los beneficios del brócoli mejor cocinarlo de otra manera.

Leche materna: igual que los casos anteriores, calentada en microondas pierde una gran parte de sus nutrientes, además de perder las propiedades inmunológicas y la vitamina b12.

Líquidos: quizá lo que más se caliente en el microondas son los líquidos, sin embargo, suponen un problema si el líquido está muy caliente ya que al manipularlo puede saltar y producirnos quemaduras en las partes del cuerpo más cercanas. Esto sucede al calentar líquidos sin nada más, como por ejemplo un vaso de agua.

Recomendaciones

A la hora de cocinar en el microondas, lo ideal es introducir junto con el alimento un recipiente con agua o poner agua en el propio recipiente donde está el alimento si lo permite. Ello ayudará a que el calor no se enfoque exclusivamente en el producto que queremos cocinar sino también en el agua y conseguiremos un efecto como de cocinado al vapor.

Usar siempre recipientes diseñados para microondas, preferiblemente de vidrio, madera o siliconas aptas. Debemos evitar los plásticos siempre que sea posible ya que algunos además de tóxicos podrían derretirse.

A la hora de calentar alimentos, es importante remover varias veces el producto a calentar para conseguir que quede uniforme. Otro opción también es dejar reposar dentro del microondas un minuto aproximadamente el alimento antes de consumirlo.

Al cocinar, debemos tener en cuenta que los trozos no sean muy grandes y comprobar cada poco rato para no pasarnos de tiempo y que los alimentos pierdan nutrientes. Lo ideal es seguir recetas ya ideadas para este electrodoméstico.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.