Claves para no engordar estas Navidades

fla

Estamos a punto de entrar de lleno en un ciclo muy peligroso para nuestra figura. En Navidad se convierte todo un reto el mantener nuestra línea, durante las fiestas los hábitos alimentarios se trastocan y cambian radicalmente de lo que estamos acostumbrados. La dieta sana y equilibrada queda en un segundo plano.

Sin embargo, si tenemos en cuenta algunos de los siguientes consejos conseguirás disfrutar de las comilonas navideñas entre familiares y además sin sufrir un cambio drástico en tu peso. Se puede conseguir pasar las fiestas comiendo de todo lo que nos gusta pero con moderación, el mayor truco es tener moderación y no perder el control durante quince días.

Según el IMEO el Instituto Médico Europeo de la Obesidad, se ha concluido que el 83% de los españoles se salta la dieta durante estas celebraciones navideñas. Otro 63% empieza a comprar dulces de Navidad a partir de la primera semana de diciembre, que un 78% realiza comida copiosas de dos o más horas de duración y que una de cada tres personas salen a tomar alguna copa de madrugada. Esto se resume en que un español engorda de media entre 3 y 5 kilos de media en Navidad.

Para que nosotras no caigamos dentro de estos datos, a continuación os daremos unos consejos muy prácticos para mantenernos a raya aunque sabiendo disfrutar de los ricos manjares. Las vacaciones que oscilan entre 10 y 15 días son ideales para perder el control sobre nuestra dieta, el ambiente navideño, los familiares recién llegados y las tan esperadas reuniones familiares alrededor de una mesa llena de comida crean el ambiente idóneo para coger esos kilos de más.

turrón

Claves para engordar lo mínimo

De la mano del IMEO os dejamos las recomendaciones que proponen que los españoles sigan para evitar sustos en enero. Obviamente, no hay que tomarlo como norma, simplemente como un consejo más para que el individuo sea cauto en sus comidas.

Compensación de un día por una comida copiosa

Las comidas que se alargan durante todo un día, las cenas tardías y las posibles copas de después provocan que nuestro cuerpo se resienta. La acumulación de invitaciones familiares, provocan que uno no descanse lo que debiera, entre la falta de sueño y los empachos pueden provocar cambios hormonales que afectan a nuestro metabolismo, nuestro ánimo y la relación con la comida.

Tenemos que saber controlar, marcarnos unos límites y disfrutar de la comida con moderación. Lo mejor, es realizar después de pasarse con una comida, tener un día de compensación, restringirse durante 24 horas de alimentos grasos y considerados “malos”.

turrones

Comprar dulces navideños a partir del 20 de diciembre

Si no queremos engordar lo ideal es mantener cuanto más tiempo alejados los dulces de nuestra despensa. Los datos indican que el 63% de los españoles compra la primera semana de diciembre la mayoría de los dulces por lo que si los atrasamos hasta la veintena conseguiremos estar lejos de ellos casi 3 semanas. Lo ideal es realizar la compra navideña en dos tandas y comprar lo justo y necesario. 

Tomar aperitivo 20 minutos antes de la comida o la cena navideña

Nuestro sistema digestivo tarda alrededor de 20 minutos en enviar al cerebro las señales de saciedad. Por lo que tomar un aperitivo sano, como podría ser un cóctel de gambas o algo de proteínas bajo en grasas ayuda a saciarnos antes de la comida y así comer menos cantidad para sentirnos llenos.

Entrar así a las comidas navideñas con menos ansias ayudará a que no cojamos esos dos kilos sobrantes, reduciremos considerablemente sin darnos cuenta el número de calorías ingeridas.

vino

Beber con moderación

Las bebidas alcohólicas hay que tomarlas siempre con moderación, sin embargo, en estas fechas tan señaladas cada persona se toma cierta libertad en beber alguna copa más. El buen ambiente, el salir por la noche acrecienta que se tomen un par de bebidas más. Pero si sabemos elegir bien la copa, podemos reducir hasta un 60% el aporte calórico sin tener que renunciar a este tipo de bebidas.

Recomendamos que durante las comidas se le añada gaseosa, una bebida con muy pocas calorías, al vino y a la cerveza. Esto hará que bebamos menos cantidad de alcohol pero seguiremos disfrutando de una buena bebida. Es bueno optar siempre por refrescos libres de azúcares  ya que así una copa se puede reducir hasta el 50% de su aporte o cambiar los chupitos de tequila por ejemplo, por chupitos de cava.

Como todo, el consumo de alcohol tiene que ser controlado y siempre bajo una responsabilidad de adulto.

Todos estos consejos te ayudarán a estar saciada y contenta de no coger kilos sin querer. Podemos comer y beber a nuestras anchas pero siempre con criterio. No tenemos que estar muy pendientes de una dieta equilibrada pero sí que tenemos que tener un poco de cabeza para que cuando llegue enero y volvamos a nuestra rutina la famosa “cuesta de enero” no se nos haga muy pesada.


Categorías

Adelgazar, Salud

Pau Heidemeyer

Soy Paula, aunque no me importa que acorten mi nombre en Pau. Estudié comunicación audiovisual y estoy empezando a trazar un camino hacia un futuro... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *