Claves para el mantenimiento y limpieza de toldos

Toldo

Con el buen tiempo comenzamos a sacar partido a determinadas zonas de nuestra vivienda que durante el invierno han sido olvidadas. Los espacios exteriores vuelven a cobrar vida y solo entonces nos preocupamos de revisar elementos tan importantes en balcones, terrazas y jardines como son los toldos.

Largas exposiciones al sol, la lluvia y partículas arrastradas por el viento, hacen necesarias ciertas tareas de mantenimiento para que los toldos duren por más tiempo. Están hechos con materiales duraderos, pero si queremos que guarden una buena apariencia por mas tiempo ¡hay que cuidarlos! ¿Cómo?

Los toldos están expuestos a numerosos agentes externos como el sol, la lluvia, el granizo o el polvo.  Estos agentes externos pueden reducir considerablemente la vida de este elemento si no se cuida y se realizan algunas tareas de mantenimiento. Tareas sencillas, como recogerlo cuando llueve o limpiarlo al finalizar la temporada.

Lluvia sobre el toldo

Claves para el mantenimiento de un toldo

  1. Instalar el toldo debajo de un techo que lo proteja parcialmente o apostar por un sistema de cofre integral, nos ayudará a protegerlo de las inclemencias meteorológicas mientras está recogido y nos ahorrará mantenimiento. Para una mayor protección, hay toldos que nos permiten retirar la cenefa; una característica especialmente útil  durante los meses de invierno para evitar la humedad y la suciedad.
  2. Recogerlo en caso de lluvia. Aunque los toldos tienen una capa de impermeabilizante para que el agua resbale, en caso de estancamiento por bolsa pueden llegar a calar. El agua es uno de los grandes enemigos de los toldos de lona. Una vez mojados nunca debemos enrollarlos hasta comprobar que están perfectamente secos. para evitar que se pudra el material. Si por fuerza mayor tuviéramos que hacerlo, tendríamos que desplegarlo en cuanto fuera posible y esperar a que la lona se secase completamente.
  3. Recogerlos cuando haya viento fuerte para evitar que los brazos se desnivelen y la lona se deforme.
  4. Aplicar cera o aceite en las bisagras para su correcto funcionamiento periodicamente.
  5. Desempolvar y limpiar el toldo. Ya sea por aspiración o cepillado suave, es importante retirar el polvo de los toldos al menos dos veces al año. También debemos limpiarlo con agua con el fin de que no se acumule en exceso la suciedad.

Limpieza de toldos

Limpieza de toldos según el material

Los toldos están hechos con materiales resistentes y duraderos, sin embargo es necesaria una correcta limpieza de los mismos para asegurarnos que se sigan viendo bien pasados unos años. Dependiendo del material, la forma de limpiarlos será diferente.

  • Los toldos de lona se limpian mejor con un aspirador, que permite retirar el polvo totalmente. Si hay manchas persistentes, lo ideal es frotar suavemente con una disolución de amoniaco.
  • Los toldos de tejidos plásticos se limpian fácilmente con una agua jabonosa. Podemos utilizar una esponja o una escoba si deseamos llegar a las zonas más complicadas y después retirar el jabón con una manguera.

Acciones tan sencillas como las que os mostramos, pueden ayudaros a alargar la vida útil de vuestros toldos y que estos se vean bien durante mas tiempo. ¿Sueles aplicarlas?


Categorías

Hogar

Maria Vazquez

Treintañera y con unos estudios dedicados al mundo de la ingeniería, son muchas las pasiones que ocupan mi tiempo. Tuve oportunidad de realizar... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *