Champú casero de miel para un cabello más sano

Miel para cabello

Porque no siempre conseguimos dar con un champú adecuado a nuestro cabello. Así que es un buen momento para dejarnos llevar por los remedios naturales y conseguir un champú casero de miel. No necesitamos más que un ingrediente tan especial como éste. Se usa para numerosos fines tanto en la salud como en la belleza y hoy, daremos buena cuenta de ello.

La miel además de aportarnos las mejores vitaminas también nos nutrirá el pelo. De este modo se verá más hidratado y con más brillo. Es un buen aliciente para detener la caída, además de mantener a raya el encrespamiento. Parece que todo está de nuestro lado, así que, ¿por qué no comenzar a elaborarlo?.

¿Por qué el champú casero de miel?

Como bien hemos comentado, se trata de una composición natural que cuidará nuestro cabello. No lleva todos los ingredientes que suelen llevar los champús convencionales y que en ocasiones no dejan brillar a nuestro cabello como quisiéramos. Gracias a sus vitaminas, el cabello se nos caerá mucho menos al mismo tiempo que la caspa irá desapareciendo.

Pelo liso

Además de beneficiar el cabello en sí, también hará lo mismo con el cuero cabelludo. Eliminará cualquier tipo de infección que tengas en esta zona, además, la miel no impide que los propios aceites que tiene el cabello se limpien. De esta manera, estamos ante uno de los productos más naturales que existen.

Ingredientes y elaboración de nuestro champú casero

El principal ingrediente será la miel. Siempre es mejor que sea miel pura ya que nos aseguramos que estamos ante un elemento lo más natural posible. Además de ella también necesitamos agua mineral y un aceite esencial. Aquí puedes incluir el que mejor te vaya o te guste en general. Las cantidades siempre van a depender de lo largo que tengas el pelo. Así que, las cantidades medias van a ser una cucharada de miel por tres de agua. De este modo ya puedes ir combinando hasta conseguir una cantidad necesaria para tu pelo.

Cabello hidratado

Para mezclar bien los ingredientes, podemos echarlos en una botella que tengamos de plástico seca. De este modo, tanto la miel como el agua y el aceite quedarán debidamente mezclados cuando agitemos el envase. Siempre nos va a quedar una mezcla un poco aguada pero no hay de qué preocuparse porque es lo que buscamos. Además, siempre se aconseja no hacer demasiada cantidad, ya que como queremos aprovechar todas las propiedades de la miel, es mejor que se elabore poco antes de ir a usarlo.

¿Cómo usar el champú de miel?

Cuando ya tengamos la mezcla lista, tenemos que ir a aplicarla para ver pronto los resultados. El champú casero de miel se usa como la gran mayoría de los champús que conocemos. Primero debemos de humedecer bien el cabello y una vez lo tengamos, pasaremos a hacer un masaje por el cuero cabelludo con nuestro champú.

Champú casero

Lo principal es que esta zona del cuero cabelludo sea la que reciba más parte del champú. Es por ello que no debemos de extenderlo hacia las puntas, sino que gracias al masaje todo el cabello se irá impregnando del producto. Después del masaje, dejaremos unos minutos que repose y eliminaremos con agua tibia, como de costumbre. A partir de aquí, puedes seguir usando tu acondicionador de siempre y terminar el secado tal y como lo haces habitualmente.

Seguro que muy pronto comienzas a ver los resultados, ya que puede suceder que necesitemos algo de consistencia para que nuestro cabello se amolde a la nueva situación con el nuevo producto. Desde luego, el champú casero con miel es el mejor remedio para añadir los ingredientes naturales a nuestro pelo y a nuestra belleza en general.


Un comentario

  1.   EDMUNDO dijo

    Y QUE LIMPIARA EL PELO….NO LE PONEN NADA ?? NO ESTA ESPECIFICADO EN LA RECETA… SOLO MIEL AGUA Y ACEITE…..NO DEBERIAN PONERLE ADEMAS UN JABON LIQUIDO NEUTRO PARA PODER LLAMARLO CHAMPU¿¿¿????

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *