Champú casero, beneficios y cómo hacerlo

Cada vez somos más las que nos decantamos por lo natural a la hora de cuidarnos, por lo que también entran en juego esos cosméticos caseros que se pueden hacer con productos fáciles de encontrar. En este caso veremos cómo hacer un champú casero para cuidar nuestro cabello y los beneficios que tiene el utilizar este tipo de champús frente a los comerciales.

Si te gusta probar a realizar tu propia cosmética en casa, seguro que has pensado en mascarillas para el rostro o el cabello, que son de las cosas más fáciles, pero puedes ir un poco más allá y fabricar un champú casero tú misma. Si esto te parece difícil, también puedes optar por los champús orgánicos, que los hay y son perfectos para el pelo.

Beneficios del champú casero

Los champús caseros están realizados con productos totalmente naturales, por lo que uno de sus principales beneficios es que no tendremos que preocuparnos por la química que sí llevan los champús comerciales. Son libres de parabenos, siliconas y sulfatos, para que el cabello luzca más limpio y sobre todo más sano. Al no llevar estos productos cuidaremos más el cuero cabelludo, ya que muchas veces su PH se ve afectado por la química y se reseca. Si utilizamos los productos adecuados podremos combatir de forma natural tanto la caspa como el cuero cabelludo reseco o la grasa.

El cabello estará mucho más suave y no se resecará, lo que conlleva además que las puntas no se abran tanto ni se estropeen. Por otro lado, la limpieza del cuero cabelludo y la nutrición de los ingredientes naturales ayudan a que el pelo no se caiga tanto, ya que la raíz estará más fuerte.

Cómo hacer un champú casero

La receta para hacer el champú es sencilla, solo tenemos que tener una receta de base y añadir diferentes ingredientes dependiendo del tipo de cabello que tengamos. Utiliza 300 ml de agua de botella, hasta cinco cucharadas grandes de jabón neutro rallado para que se diluya mejor, hierbas para añadir las propiedades, una cucharada de aceite y unas gotas de aceite esencial si queremos añadir aromas.

Se hierve el agua y se añaden las hierbas para hacer una infusión que será la base del champú. A continuación se colan las hierbas y se añade el jabón rallado removiendo con una cuchara de madera hasta que se mezcle totalmente. En este proceso es cuando hay que añadir también el aceite y las gotas de aceite esencial. Se debe conservar en lugar fresco y seco, en un tarro de cristal como los de la mermelada. La cantidad de champú casero que hagamos puede variar, pero no se debe hacer mucho porque los ingredientes naturales se pasan muy rápido y tendríamos que tirarlo.

En cuanto a las hierbas, os recomendamos la manzanilla para cabellos rubios y pieles sensibles, la cola de caballo para los cabellos débiles que caen, el perejil para el cabello seco o la melisa para el cabello graso. Los aceites que puedes incorporar son el de almendras, muy funcional e ideal para los cabellos normales y los secos, el aceite de jojoba para el cabello graso ya que lo equilibra, el aceite del árbol de té para los cabellos con caspa y el aceite de coco para cabellos secos.

Champús orgánicos

Si nos da pereza o no queremos perder mucho tiempo haciendo el champú casero, también nos podemos decantar por los champús orgánicos que hay en el mercado. La firma Lush por ejemplo cuenta con varios champús en pastilla, que son mucho más ecológicos y que están hechos con ingredientes naturales. Solo tenemos que elegir el nuestro y disfrutar de un cabello más sano.


Categorías

Belleza, Productos belleza

Licenciada en Publicidad, lo que más me gusta es escribir. Además, me atrae todo lo que es estéticamente agradable y bello, por lo que soy fan de la decoración y de la moda. Actualmente también me podéis encontrar en MundoPerros, PlayasyResorts, Decoora y Decoluxe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.