Celulitis, dieta y cuidados

La celulitis es un molesto problema estético que sufren mayormente las mujeres. Se trata de acumulaciones de grasa y liquido difícil de erradicar.
Aparece en determinadas etapas de la vida como es la pubertad o el embarazo, aunque también se desencadena por el sedentarismo, mala circulación, problemas digestivos, estreñimiento, alteraciones hepáticas, mala respiración, tabaco, estrés y toma de anticonceptivos.

Para poder combatir la celulitis, además de los tratamientos estéticos, también hay que colaborar llevando una alimentación equilibrada y saludable conjuntamente con un programa de ejercicio físico, con el fin de reducir el problema de forma notable.

Toda dieta anticelulitis ha de ser pobre en grasas saturadas y azucares simples de rápida absorción, por ello es que se recomienda evitar las carnes grasas, los embutidos, la mantequilla, los dulces, la miel, el azúcar, etc.

Hay que comer frutas, pero no más de dos piezas al día porque la fructuosa que contienen se trasforma muy fácil en grasa y engrosa la capa de celulitis. Por otra parte la alimentación tiene que contar con un buen aporte de verduras, hortalizas y todo alimento que aporte hierro ya que la carencia de este último fomenta la celulitis y dificulta la eliminación de la misma.

Es importante evitar la retención de líquidos, por lo cual hay que comer con menos sal o bien reemplazar su uso por especias y hierbas aromáticas. Es necesario reemplazar los productos refinados por los integrales (arroz, pastas, cereales) ya que éstos absorben las toxinas y las eliminan más fácilmente, pero a la vez evitan el estreñimiento.

El exceso de productos lácteos también es perjudicial, la leche contiene azúcares de absorción rápida que favorecen la piel de naranja, por tanto es mejor reemplazarla por leche vegetal.

Consejos para combatir y evitar la celulitis:

  • Evitar el alcohol en exceso
  • No abusar del café ni bebidas estimulantes
  • No consumir grasas saturadas
  • No fumar
  • No comer alimentos procesados, ni azúcares o harinas refinadas
  • Evitar el ejercicio de alto impacto
  • No pasar muchas horas en la misma posición
  • Evitar el sedentarismo
  • Aumentar el consumo de fibras
  • Realizar una actividad física regular

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *