Celíacos: ¿en que consiste y cómo cuidarse?

Celíacos, alimentos sin glutenLa enfermedad celiaca es la intolerancia permanente al gluten, un compuesto de unas treinta proteínas que se encuentra en algunos cereales como el trigo, avena, cebada, centeno. No obstante, no todos los cereales están prohibidos para los enfermos celiacos: el arroz y el maíz no causan ningún peligro. Esta enfermedad imposibilita la asimilación del gluten y, además, produce una lesión intestinal que deteriora la capacidad de absorción de los nutrientes; el cuerpo no asimila las vitaminas, los minerales, los hidratos de carbono…

Se trata de una enfermedad crónica que únicamente encuentra remedio en el tratamiento dietético. Para conseguir corregir las molestias es imprescindible suprimir de forma absoluta el gluten. Inicialmente se prescribe también la eliminación del exceso de grasa, de lactosa y de féculas. Posteriormente, la lactosa puede incorporarse a la dieta.

Existen infinidad de alimentos habituales que contienen gluten y que, por lo tanto, están completamente prohibidos.

  • El pan y las harinas de trigo, la bollería y la pastelería, las pastas, la leche y las bebidas de malta, las bebidas destiladas y fermentadas a partir de cereales como el whisky o la cerveza.
  • Hay que tener precaución con los embutidos, las conservas, los caramelos, los helados, los chocolates.
  • Existen productos específicos elaborados para los enfermos al gluten. Se adquieren en establecimientos especializados y deben incluir una identificación precisa, una espiga barrada es el símbolo internacional que define los alimentos sin gluten.

¿Cuáles son los síntomas?

La enfermedad celiaca es una alteración permanente que exige una dieta estricta y severa ininterrumpidamente. No obstante, las correcciones dietéticas oportunas posibilitan una vida cotidiana normal, sin limitaciones ni censuras. Para imponer la esta dieta es completamente imprescindible un diagnóstico médico firme basado en una biopsia intestinal. Los síntomas físicos no son suficientes para determinar la enfermedad.

  • La enfermedad celiaca puede producir diarreas, dolor abdominal, pérdida del apetito y de peso.
  • En edades tempranas, se produce un retraso en la pubertad y el crecimiento.
  • Además, el enfermo celiaco es propenso a sufrir lesiones articulares y osteoporosis.
  • La complicación de esta alteración puede llegar a provocar infertilidad y abortos repetidos.
Cuida tu cuerpo
¿Quieres estar en forma y disfrutar de una vida saludable? No te pierdas estos consejos para conseguirlo:
¡Adiós a la celulitis!Gimnasia facial sin cirugía

2 comentarios

  1.   Damaris Altamirano dijo

    Es muy importante este reportaje para nosotros, las mujeres.

Deja un comentario