Causas por las que se puede romper una pareja tras la llegada de un hijo

hombre-conflictivo-discutiendo-mujer

La llegada de un hijo siempre es algo maravilloso y único para una pareja. Sin embargo hay relaciones que llegan a su fin tras el nacimiento de un hijo. El ser padres no es algo fácil y puede provocar que una determinada relación se vaya resquebrajando hasta romperse del todo.

No cabe duda de que la llegada de una hijo supone un cambio importante en la vida de la pareja y hay ciertas personas que no están preparadas ante tal cambio. En el siguiente artículo te hablamos de las posibles causas por las que una pareja puede llegar a romperse, tras la llegada de un hijo.

Problemas durante el embarazo

Los problemas ya comienzan a surgir durante el proceso de embarazo de la mujer. La misma va a sufrir una serie de cambios importantes tanto a nivel físico como emocional y en el caso del hombre, su papel cobra gran importancia ya que debe ser un gran apoyo para su pareja. Es importante el involucrarse de lleno en el estado emocional y físico de la pareja. El poder empatizar en todo momento con la otra persona, hace que la relación no se vea dañada. De no ser así, es posible que comiencen a darse ciertos roces y conflictos que no benefician a la relación.

Pruebas durante el parto

El momento del parto es realmente importante para que una pareja se haga más fuerte o por el contrario se termine debilitando. El papel del padre cobra gran importancia, ya que debe ser un gran apoyo para la mujer, tanto a nivel físico como emocional. Dicho apoyo hace que el vínculo de ambas personas se fortalezca y se haga mucho más fuerte. De no ser así, es posible que comiencen los problemas dentro de la pareja.

pareja-triste-t

Qué ocurre después del nacimiento del hijo

Lo más difícil y complicado para la pareja llega cuando nace el hijo y la vida da un giro de 360 grados. Las rutinas van a cambiar por completo y comienza a aparecer el sueño y el cansancio. Si el cuidado del bebé no es algo equitativo entre las partes, es normal que comiencen a surgir los temidos reproches y conflictos. Para que todo vaya bien y no haya problemas a nivel de pareja, es importante el involucrarse por completo en el cuidado del bebé. La falta de responsabilidad de una de las partes puede provocar que la relación resulte dañada y se rompa por completo.

Buscar soluciones para salvar la pareja

En el caso de que el bienestar de la pareja comience a tambalearse tras la llegada de un bebé, es importante el sentarse conjuntamente y buscar las mejores soluciones posibles para que la relación no se vea resentida. El mantener una buena comunicación es clave para que el vínculo se haga más fuerte y no se debilite. El afecto y el amor deben estar presente continuamente para que la responsabilidad de ser padres no suponga un auténtico lastre para la relación. Recuerda que tener un hijo no es una tontería y que es esencial el ser equitativos en todo lo que se refiere al cuidado del bebé.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.