Casa Decor 2015 celebra el Año de la luz

Como cada primavera Casa Decor vuelve a engalanar y dar voz a un edificio mítico de Madrid para presentarnos durante un mes las propuestas decorativas y de interiores más singulares e innovadoras, las que han marcado tendencia este último año y las que pueden servir de referencia de cara a las próximas temporadas. El evento cumple 50 años de trayectoria demostrando que sabe reinventarse, apostando esta vez por espacios flexibles donde se pierden los límites entre el diseño de autor, lo estrictamente decorativo y los valores artístico-estéticos añadidos.

La primera sorpresa que nos encontramos es su emplazamiento, en la antigua Fábrica de Ceras de la c/Palma en pleno barrio de Malasaña, uno de los más revitalizados de la capital y el que quizá haya mantenido mejor su espíritu castizo abierto a lo cosmopolita. Si bien la fachada mantiene el orden neoclásico original con reminiscencias palatinas, el interior llama poderosamente la atención por su efecto teatral:

El patio central está cubierto por una inmensa claraboya acristalada que aporta luz natural a todas las plantas, además de otorgar una gran fuerza visual al edificio desde cualquier ventana; esta potencia viene reforzada por las vigas macizas a la vista que añaden al lucernario industrial y a los paramentos blanquecinos un aire rústico matérico.

Era obvio pensar que estas zonas no pasarían desapercibidas a los profesionales participantes, que parecen haber decidido enfrentarse a estos rotundos materiales con proyectos delicados de esencia oriental, como el pequeño jardín zen creado por el equipo de Bricor, o las amapolas de la archiconocida fragancia de Kenzo que “vuelan” en el hueco de la planta intermedia formando un campo de flores aéreo verdaderamente inspirador.

En esta ocasión las escaleras de acceso a las diferentes plantas se convierten en espacios propiamente dichos: Marta Sánchez Zornoza nos propone vivir “la casa por las paredes” a través de instalaciones puntuales donde proyecta la idea de una cocina o una terraza con mínimos elementos de referencia en tonos neutros. En contraposición, Envés diseño saca los colores a los paramentos diseñando un entramado geométrico y orgánico que imprime sobre papel, cortinas y tapicerías incentivando el ánimo de los visitantes y definiendo el recorrido.

Esa organicidad se ve ampliamente reflejada en la mayoría de los proyectos expuestos, donde la naturaleza y la luz protagonizan cada estancia: Centros de flores vanguardistas, árboles en macetas, mini-jardines en dormitorios, papeles de pared poblados de helechos o motivos animalísticos… La visita a Casa Decor se convierte así en una experiencia sensorial, menos anclada a lo visual y más hacia lo sugerente y evocador, como apreciamos en la “selva tropical” plagada de muebles retro que ha creado por Guille García-Hoz para el espacio Samsung.

A nivel lumínico la máxima está clara y se centra en el juego de reflejos. Los espejos se multiplican en cada ambiente, baño, rellano y recoveco, encontrándose unos con otros o remarcando detalles que a priori nos pasarían desapercibidos. Sabemos que contribuyen a la fluidez y esa idea es en la que se han basado Egue y Seta para su “Kazuo suite”, donde la cama actúa como centro y punto focal de un itinerario circular e infinito formado por espejos, cristaleras y mosaicos vítreos de Hisbalit; así un momento íntimo y relajado como es del sueño se propaga hacia el exterior y éste a su vez revierte luminosidad y energía sobre el ámbito privado.¡Todo un acierto!

Entre otros elementos decorativos Casa Decor 2015 muestra predilección por las esculturas que surgen de la pared: La profusión de cuadros formando composiciones geométricas pasa a mejor vida y se sustituye por piezas escogidas, de reducido tamaño, en materiales como el latón o la madera natural, pero sobre todo en cerámica de un blanco impoluto, que se dispersan por los muros como si fueran ramas de un árbol queriendo florecer y expandirse.

Aunque la vegetación y el color verde se erigen como auténticos mantras de esta 50º edición, no podemos dejar de lado la gama cromática de los azules que han elegido numerosos profesionales, desde los tonos empolvados a los añiles, turquesas, agua o siena. Con azul se han pintado y revestido paramentos, asientos y todo tipo de accesorios.

Desde el punto de vista creativo sin duda ha llamado la atención la propuesta de GMproyectos, que plantea por primera vez en Casa Decor un espacio de Coworking adaptándose a las actuales necesidades laborales, donde compartir el ámbito de trabajo para generar sinergias, intercambio de ideas y proyectos conjuntos.

Sin romper la concepción estética del conjunto y jugando con sillas desparejadas, partieron de 3 vigas de madera implícitas en el espacio para dar forma a una mesa dividida en tres tableros suspendidos y multifuncionales que se pueden juntar o separar en función de lo que surja día a día en el ámbito de trabajo. Un diseño original, práctico y lleno de posibilidades del que seguro que podemos tomar nota incluso para estudios y cocinas a nivel particular.

Porque el principal leit motiv de Casa Decor no debe limitarse a ser una pasarela decorativa de la que disfrutar un mes al año como visita puntual; requiere que como plataforma cultural se comprometa con la innovación estética, funcional y sensitiva del momento que nos ha tocado vivir. Y parece últimamente va aprendiendo la lección.

Imágenes – Casa Decor, Ministry of deco, Diario design


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *