Capacidades para ser un buen hablante

Buen hablante

En la vida tendremos que comunicarnos en muchas ocasiones, aunque no siempre logramos nuestros objetivos. Hay muchas personas que sienten que no saben comunicar lo que sienten o lo que quieren y por ello se ven perjudicadas, haciendo que la comunicación sea cada vez más difícil. Es por eso que debemos tener en cuenta unas cuantas reglas para ser un buen hablante.

El arte de hablar y de comunicarnos nos puede abrir muchas puertas, no solo en el mundo laboral, sino también en nuestra vida social. Son muchas las personas que tienen ciertas dificultades a la hora de encontrar la mejor forma de relacionarse y comunicarse con los demás, por lo que os vamos a dar algunos interesantes consejos.

Utiliza la asertividad

Buen hablante

A la hora de comunicarnos podemos elegir distintas formas de hacerlo. Hay quien tiene una manera pasiva de tratar con los demás, siendo en este caso personas que no hacen valer sus opiniones y que suelen callarse ante personas que son persuasivas o que muestran sus opiniones con fuerza o con cierta agresividad. Por otro lado, tenemos la forma de comunicarse que es más agresiva, en personas que tienden a discutir y hacer valer sus argumentos por la fuerza. Ninguna de las dos opciones consigue una buena comunicación, ya que siempre crearemos conflicto con otras personas o no haremos valer nuestra opinión como se merece. La asertividad consiste en dar a conocer nuestro punto de vista defendiendo nuestras ideas sin llegar a faltar al respeto ni a enfadarnos o mostrarnos agresivos con otros.

Da muestras de que escuchas

A la hora de comunicarnos con otras personas puede haber gente que hable demasiado y no escuche, y gente que no deje hablar. Las dos cosas son igualmente malas, ya que en todo caso habrá una persona exponiendo sus ideas para sin llegar a comunicarse o a compartir pensamientos con otras personas. A la hora de establecer comunicación es importante saber escuchar, asentir, hacer preguntas y dar a entender a la otra persona que la estamos entendiendo. Esto es especialmente útil si la otra persona no es demasiado habladora, ya que así conseguiremos que se comunique mejor.

Repasa argumentos

Cuando hablamos con otros o queremos explicar nuestro punto de vista es una buena forma repasar los argumentos que esa persona nos ha dado. Es decir, en vez de llevar la contraria sin más podemos decir que está muy bien esta idea por las razones que sean y a continuación exponer nuestro punto de vista. De esta forma la otra persona sabrá que respetamos y tenemos en cuenta su opinión, la hemos escuchado pero tenemos nuestras propias ideas, las cuales le exponemos.

Añade anécdotas

Buen hablante

Es importante que a la hora de explicarnos podamos añadir anécdotas o también metáforas. De esta forma nos adaptaremos a todo tipo de público y es un recurso que se puede usar para que otras personas comprendan de forma más sencilla las ideas que exponemos. Así nuestra comunicación resultará de mucho interés y captará la atención del público.

Evita un tono monocorde y aburrido

A la hora de contar las cosas cuenta lo que contamos pero también cómo lo contamos. Un tono aburrido o monocorde hace que lo que decimos no parezca interesante. La gente suele perder rápidamente el interés si no hay cambios en lo que decimos en caso de que se trate de un discurso. Al no participar pierden el interés, algo que hay que evitar. Esto puede hacerse añadiendo anécdotas, ideas, un poco de humor y sobre todo un tono que vaya variando para expresar cosas a la vez que vamos exponiendo las ideas que tenemos.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.