Cantuccini, biscotti o biscotes de almendra

Cantuccini, biscotti o biscotes de almendraPrecedente de la vecina Italia, llegan a nuestras mesas estos exquisitos Canticcini, biscotti o biscotes de almendra. Son unas galletas crocantes, típicas en la región de la Toscana, las cuales se hornean dos veces, de ahí el nombre de bis-cotto que significa cocido dos veces.

Tradicionalmente, se sirve con vin santo toscano, para mojarlo en el mismo antes de llevárnoslo a la boca. Aunque también podemos servirlo en casa con un vaso de leche, café o té, toda una delicia.

Ingredientes:

  • 1 taza de azúcar (220 gr.).
  • 1 taza y 1/2 de harina de trigo (300 gr.).
  • 150 gr. de almendras crudas (sin pelar a ser posible).
  • 1/2 cucharada de levadura.
  • 2 huevos.
  • La ralladura de un limón.
  • 50 gr. de pasas sultanas (opcional).

Preparación de los biscotes de almendra:

Antes de empezar con el amasado, precalentamos el horno a 170°C. En un bol, mezclamos en primer lugar los ingredientes secos, es decir, la harina, el azúcar y la levadura. Batimos los huevos, los incorporamos a los ingredientes secos junto a la ralladura de limón y mezclamos.

Amasamos con las manos y añadimos las almendras enteras y las pasas, si decidimos ponérselas. Amasamos un poco más, no demasiado, hasta que quede una pasta homogénea.

Dividimos la masa en dos partes iguales y formamos dos troncos aplanados de unos 25 cm. de largo por 5 cm. de ancho. Los colocamos en una bandeja de horno con papel de hornear debajo, dejando algo de espacio entre ellos. Horneamos hasta que la masa esté firme al tocar y ligeramente dorada, entre 20 y 25 minutos.

Retiramos la bandeja del horno y los dejamos enfriar por completo, para evitar que se rompan. Cortamos las dos piezas con un cuchillo de sierra, en rebanadas diagonales de unos 0,5 cm de grosor. Volvemos a colocar las rebanadas sobre la bandeja con el papel de hornear, en posición horizontal.

Precalentamos el horno a 140°C. e introducimos nuestros biscotes de almendras nuevamente. Horneamos durante unos 15 o 20 minutos hasta que estén dorados al gusto. Daremos la vuelta para que se doren por ambos lados. Sacamos del horno y dejamos enfriar para degustarlos.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *